Albert Einstein - Archivo

Aparece un raro audio de Einstein en el que se arrepiente de la bomba atómica

En la conversación, grabada en 1951 en Princeton, el célebre físico alemán también opina sobre el juicio del matrimonio Rosenberg por espionaje

Actualizado:

Pese a ser conocido y reconocido en todo el mundo, pocas veces se ha podido escuchar su voz. Una subasta llevada a cabo por «Heritage Auctions» hace unas semanas ha permitido conocer una grabación inédita de Albert Einstein, en la que el físico alemán aborda varios temas.

La conversación fue grabada en 1951 en el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Princeton (EE.UU.). Junto a Einstein participan Jack y Frances Rosenburg.

El audio original dura unos 33 minutos y salió a subasta a comienzos de mayo; no obstante, puede escucharse un extracto de unos tres minutos. Einstein habla con un fuerte acento alemán y, bromas y risas mediante, da su opinión sobre su amor por la música o, en tono más serio, sobre la bomba atómica.

Según la compañía de subastas, el célebre físico se refiere en la grabación a la ejecución de Ethel y Julius Rosenberg como algo «injusto». El matrimonio protagonizó la primera ejecución por espionaje de civiles en la historia de EE.UU. en 1953.

Einstein también expresa su arrepentimiento por su papel en el desarrollo de la bomba atómica, que dejó plasmado en una carta enviada a Franklin D. Roosevelt en 1939. «Me arrepiento mucho... Creo que fue una gran desgracia», señala. Además, considera que Roosevelt, a diferencia de Truman, «no la habría usado si hubiera vivido... estoy convencido».

La conversación recoge, a colación, la opinión del científico sobre que Rusia hubiese desarrollado también su propia bomba atómica. «Es mejor para el bienestar mundial que los rusos también la tengan». Incluso reconoce haber conocido al jefe del programa atómico soviético, pero «no le di secretos», declara con humor.

Einstein no escondía su amor por la música clásica, especialmente por Schubert, Beethoven y Brahms. Tras lo cual, comparte una de sus composiciones favoritas: «En mi juventud, no había oído nada mejor que el 'Concierto para violín' de Enescu».