Los chimpancés tienen la misma capacidad cognitiva que los seres humanos para cocinar
Los chimpancés tienen la misma capacidad cognitiva que los seres humanos para cocinar - abc
antropología

Los chimpancés también saben cocinar

Nuestro «pariente» prefiere la comida cocinada y comprende la transformación de los alimentos crudos en cocinados, según un estudio publicado en «Proceedings of the Royal Society B»

Actualizado:

Los chimpancés son nuestro pariente evolutivo más cercano, compartimos con ellos el 98% de nuestro ADN, y también la capacidad cognitiva para cocinar. Así lo afirma un estudio publicado en «Proceedings of the Royal Society B» que demuestra la preferencia de estos inteligentes primates por la comida cocinada, su comprensión sobre la transformación de los alimentos crudos en cocinados y su voluntad de transportarla desde la distancia para ese fin.

Para determinar si estas habilidades eran o no exclusivamente humanas, el profesor de Ciencias Sociales de la Universidad de Yale (EE.UU.), Feliz Warneken, junto con su compañera post-doctoral en el Departamento de Psicología de la Universidad de Yale, Alexandra Rosati, viajaron en el verano de 2011 al Santuario de Chimpancés Tchimpounga del Instituto Jane Goodall en la República del Congo, donde llevaron a cabo una serie de experimentos con chimpancés salvajes para probar si eran capaces de dar mentalmente los saltos necesarios para cocinar.

Se centraron en replicar los resultados obtenidos en otros estudios sobre la preferencia del chimpancé por la comida cocinada. Demostraron que los primates optan antes por una batata, un tipo de tubérculo, que había sido «cocinada» (colocada en una sartén caliente sin mantequilla o aceite durante un minuto) que por una cruda. Además, los chimpancés estaban dispuestos a esperar un minuto para obtener el alimento cocinado.

En las pruebas posteriores

Se quiso averiguar si los chimpancés realmente comprendieron la transformación de alimentos crudos a cocidos y si estaban espontáneamente tratando de «cocinar» los productos. Para ello, presentaron a los primates dos dispositivos: uno de «cocción» que convirtió trozos de batata crudos en cocinados y otro de control que los dejó sin cambios. Durante la prueba, los chimpancés vieron la batata cruda transformarse en ambos, pero tuvieron que elegir un dispositivo antes de ver su contenido. Warneken y Rosati explican que casi cada primate optó por el dispositivo de cocción, lo que sugiere que rápidamente comprendieron la transformación que realizaba.

En el último experimento, numerosos chimpancés optaron por colocar el trozo de batata cruda que recibieron en el «dispositivo de cocción» y, a cambio, obtener una pieza cocinada de los alimentos. «Pensé que no habría manera de que hicieran eso, indica Rosati, «Hay una gran cantidad de investigación que dice que los animales tienen problemas con el autocontrol cuando se trata de poseer alimentos».

Regreso al Congo

Cuando regresaron al Congo el verano siguiente, Warneken y Rosatin se preguntaron, por ejemplo, si la comprensión del proceso de cocción se extendía a otros alimentos. Así fue con la zanahoria, con el añadido de que ellos nunca vieron que los investigadores ponían también la hortaliza en el dispositivo. Además, cuando se les dio una patata y un trozo de madera, solo colocaron la patata en el dispositivo de cocción, lo que indica que entendían que solo se pueden cocinar los elementos comestibles.

En los dos últimos experimentos, Warneken y Rosati se centraron en una de las cuestiones actuales más acuciantes en la cognición animal: si los animales son capaces de planificar el futuro. Para probar si ahorrarían alimentos en previsión de la cocción más tarde, a lo largo de varios ensayos se les dio comida pero pusieron a su alcance el dispositivo de cocción solo tres minutos más tarde. Warneken y Rosati informaron de que varios de los chimpancés fueron capaces de realizar la tarea, y dos guardaron casi cada pedazo de alimento crudo que se les dio para cocinarlo después.

También los chimpancés estuvieron dispuestos a transportar alimentos por la oportunidad de cocinarlos. Cuando se les administraron trozos de patata cruda en un lado de un recinto, varios chimpancés mostraron una buena voluntad para llevarlas a cuatro metros, donde el dispositivo de cocción.

Para los investigadores, estos hallazgos ayudarían a determinar cuándo surgió la cocina en la evolución humana. «Si nuestro pariente evolutivo más cercano posee estas habilidades, sugiere que una vez que los primeros seres humanos fueron capaces de utilizar y controlar el fuego también podrían utilizarlo para cocinar», afirma Felix Warneken.