La luz de los rayos X brilla con más intensidad cuanto más cerca del agujero negro
La luz de los rayos X brilla con más intensidad cuanto más cerca del agujero negro - NASA

La NASA capta un fenómeno «raro y extremo»: un agujero negro atrapa un haz de luz

La energía de una fuente compacta de rayos X, conocida como «corona», aparece a punto de ser engullida por el Mrk 335

ABC.es
Actualizado:

Un agujero negro «supermasivo» rodeado de una fuente de rayos X que se aproxima hacia su centro. Esta imagen, distribuida por la NASA, recuerda a aquella que se llamó « la mano de Dios» en el espacio. Un evento catalogado de «extremo y raro» por la agencia y que muestra al agujero negro rodeado por una brillante luz en un fenómeno conocido como «corona». Este brillo, mucho más intenso cuanto más cerca del centro, es consecuencia de la radiación que lo envuelve y que hace que los rayos X parezcan «encendidos».

La imagen se ha podido realizar gracias al telescopio nuclear NuSTAR, que la NASA lanzó al espacio en 2012 para analizar las emisiones de rayos X de alta energía del centro de la Vía Láctea y otras regiones extragalácticas.

«La corona colapsó durante su acercamiento hacia el agujero negro como resultado de la intensa gravedad que empujaba toda la luz por encima de los discos que lo rodean, donde los materiales giran en espiral», ha explicado Michael Parker, del instituto de Astronomía de Cambridge, en una nota de prensa hecha pública por la NASA.

El suceso es consecuencia de la intensa gravedad del agujero negro, que arrastra los rayos X emitidos hacia el interior del agujero negro. Así, el fenómeno corona surge de una extrema distorsión de la luz de los rayos, algo que se había visto antes pero nunca con la precisión de ahora.

Se piensa que los agujeros negros supermasivos están en el centro de todas las galaxias, aunque algunos son más grandes y giran a más velocidad que otros. La imagen que ahora ha hecho pública la NASA es de Markarian 335 o Mrk 335, y se encuentra a 324 millones de años luz de la Tierra en la constelación de Pegaso.

Markarian 335 tiene diez millones de veces la masa de nuestro Sol pese a que su diámetro es solo 30 veces mayor. Esta ingente masa y la velocidad de su giro hace que el tiempo y el espacio esté distorsionado a su alrededor.

La NASA lleve años monitorizando a este agujero negro, del que se llevaron una gran sorpresa los últimos días. De repente los científicos notaron cambios sorprendentes en el brillo de los rayos X que la rodeaban y decidieron redirigir desde la Tierra el telescopio NuSTAR para observar el evento. Así han logrado «ver» este espectacular fenómeno.