El verano que comienza mañana a las 12.51 horas será uno de los más largos
Vista desde Madrid de la más popular lluvia de estrellas del verano, las Perseidas, en 2013 - efe
Astronomía

El verano que comienza mañana a las 12.51 horas será uno de los más largos

Durará casi 94 días hasta el 23 de septiembre y aunque no habrá eclipses, no fallarán a su cita las Perseidas

Actualizado:

El verano astronómico que llega este sábado 21 de junio, a las 12.51 horas (hora peninsular), será uno de los más largos de los últimos siglos ya que durará casi 94 días, hasta la llegada del otoño el 23 de septiembre.

Superará la duración de la primavera en casi un día, al otoño en tres días y medio y será casi cinco días más largo que el invierno, según informó ayer la Universidad de Santiago de Compostela (USC) y recoge Europa Press.

A las 12,51 horas de mañana el sol se encontrará en el punto Cáncer de la Eclíptica, es decir el Solsticio de junio, momento en el que alcanzará su máxima declinación -elevación respecto al Ecuador celeste-. Como consecuencia, también estos días el sol tendrá a mediodía la máxima altura posible sobre el horizonte y tanto el amanecer como el atardecer se producirán lo más al norte posible, de forma que serán los días más largos en nuestra latitud con 15 horas de duración aproximadas.

Se podría pensar que el día más largo del año será también el día en que el Sol salga más pronto y se ponga más tarde, pero el Instituto Geográfico Nacional (IGN) recuerda que no es así. La órbita de la Tierra alrededor del Sol no es circular sino elíptica y el eje de la Tierra está inclinado en una dirección que nada tiene que ver con el eje de dicha elipse, explica. El día en que el Sol sale más pronto es el 14 de junio, mientras que el día en que el Sol se pone más tarde es el 27 de junio.

El día 4 de julio, la Tierra pasará por el Afelio, punto de su órbita más alejado del Sol a más de 152 millones de kilómetros, frente a los 147 que correspondieron a la mínima distancia (Perihelio), según el director del Observatorio Astronómico Ramón María Aller, José Ángel Docobo.

Será un verano sin eclipses ni de Sol ni de Luna, pero no fallarán las Perseidas en la noche del 12 al 13 de agosto, aunque en esta ocasión la Luna estará casi llena, lo que no facilitará la observación de la lluvia de estrellas.

La primera luna llena del verano se dará el 12 de julio y posteriormente se contabilizarán dos más: 10 de agosto y 9 de septiembre, según el IGN.

Sí se podrán observar a simple vista las Acuáridas, cuyo máximo ritmo se dará alrededor del 30 de julio. En cuanto a las constelaciones, alrededor de la estrella Polar se verán a lo largo de la noche Casiopea, Cefeo, el Cisne, el Dragón y las dos Osas. De Este a Sur a Oeste se verán Pegaso, el Águila, la Coronal Boreal y la Cabellera de Berenice.

Cerca del horizonte se observarán de noche algunas de las constelaciones zodiacales, de Virgo a Acuario, esta última ya cerca del amanecer. Entre las estrellas más brillantes visibles en esta época destacan las que constituyen el «triángulo del verano»: Altair (en el Aguila), Deneb (en el Cisne) y Vega (en la Lira).

En cuanto a los planetas, como luceros vespertinos tendremos a Marte y Saturno, y como matutinos a Venus y, a partir de agosto, Júpiter.