La primera criatura con una cara moderna
El Entelognathus primordialis es el vertebrado más antiguo con una mandíbula moderna - Brian Choo

La primera criatura con una cara moderna

Un pez de hace 419 millones de años cuyos fósiles han aparecido en China es el más primitivo dotado de una mandíbula de aspecto moderno. Arroja luz sobre la evolución de los vertebrados

Actualizado:

La revista Nature describe esta semana la primera criatura dotada con lo que podríamos reconocer como una cara. El Entelognathus primordialis, un pez acorazado de unos 20 cm de longitud que vivió hace 419 millones años en los mares de la actual China, es el vertebrado más antiguo con una mandíbula compleja de aspecto moderno. El hallazgo pone en tela de juicio toda la evolución de los vertebrados, incluidos los seres humanos.

La desarrollo de las mandíbulas es uno de los episodios clave en la evolución de los vertebrados, pero la distancia entre tenerla o no es tan grande que los científicos han encontrado siempre muchas dificultades en conocer cómo se produjo el proceso. El hallazgo de los fósiles del pez, conservados en perfecto estado, ha permitido a investigadores de la Academia China de las Ciencias en Pekín y de la británica Universidad de Oxford arrojar luz sobre uno de esos pasos, cercano al final, en el que modernos vertebrados con mandíbulas, como los tiburones y peces óseos (osteictios), surgieron a partir de una colección de peces blindados con mandíbula conocidos como placodermos.

Una nueva «sonrisa»

El Entelognathus primordialis vivió a finales del Silúrico (de 423 a 416 millones de años) y es, precisamente, uno de esos placodermos. Como tal tiene una especie de armadura que cubre su cuerpo por completo y está dotado de una mandíbula sin dientes, pero, sorprendentemente, esta es muy diferente a las placas sencillas que caracterizan al resto sus congéneres y mucho más parecida a la «sonrisa» de los peces óseos. Algo nunca visto en los placodermos, la boca es bordeada por los huesos que se integran con las placas laterales, la mandíbula inferior se compone de una «caja» alargada de placas óseas y cartilaginosas, y la garganta y las branquias están revestidas de una serie de placas articuladas.

El hallazgo podría cambiar lo que sabemos sobre la evolución temprana de los vertebrados. Hasta ahora, se creía que el último ancestro común de todos los seres con mandíbulas se parecía a las rayas y los tiburones modernos, pero el nuevo fósil puede cambiar la historia. Probablemente, los vertebrados tuvieron su esqueleto óseo desde el principio. «Este descubrimiento sorprendente es un duro golpe a las viejas ideas acerca de la evolución de los vertebrados», dice Brian Choo, autor del estudio, a la agencia AFP. «Me quedé asombrado al ver este fósil por primera vez, y aún más cuando empecé a entender las implicaciones que podía tener: Los osteictios heredaron su esqueleto óseo de los placodermos», añade.

Matt Friedman, de la Universidad de Oxford, y Martin Brazeau, del Imperial College de Londres, quienes firman un artículo que acompaña el estudio en Nature, están de acuerdo. A su juicio, el descubrimiento proporciona una evidencia convincente de la relación evolutiva entre los placodermos y los peces óseos, y se ajusta a nuestra comprensión de la evolución de los vertebrados.

«De vez en cuando, uno se enfrenta a unos restos, como el Australopithecus Lucy o los primeros dinosaurios emplumados descubiertos en China, que nos obligan a repensar lo que creemos conocer sobre la evolución de las especies. Este pequeño pez es uno de ellos», asegura Choo.

El Entelognathus primordialis, un pez acorazado de unos 20 cm de longitud Brian Choo