Los diez olores que reconoce el ser humano
Una joven huele unas flores. - Archivo

Los diez olores que reconoce el ser humano

Nuestro sentido del gusto distingue cinco sabores. Ahora, con un método matemático, se han conseguido clasificar los olores que puede reconocer nuestro sentido del olfato

Actualizado:

Sabemos (y hemos probrado) que existen cinco sabores distintos. Pero, ¿cuántos olores somos capaces de reconocer?

Hay, probablemente, 10 categorías diferentes de olores según un estudio publicado en PLOS ONE de investigadores del Bates College, la Universidad de Pittsburgh y del Laboratorio Nacional Oak Ridge.

El equipo identificó 10 tipos de olores, algunos más reconocibles y más frecuentes que otros: madera/resina; fragancias; frutal (sin incluir los cítricos); químico; menta/pimienta; dulce; palomitas; limón y dos tipos de olores nauseabundos: acre y putrefacto.

Los investigadores utilizaron avanzadas técnicas estadísticas para lograr una aproximación a una descripción sistematizada de los olores. Se emplearon para la investigación un conjunto de datos del libro de Andrew Dravniek, «Atlas of Odor Character Profiles» al que se le aplicó un método matemático para simplificar la información olfativa dentro de categorías coherentes, de un modo similar al que se usa, por ejemplo, para comprimir un audio o el tamaño de una foto sin, idealmente, comprometer su utilidad.

«Predecir» los olores

Hay sentidos como la vista o el oído que pueden ser discutibles en el sentido de que mucha gente entiende que están sujetos a variables físicas. Pero en el caso del sentido del olfato, no se había prestado atención hasta ahora a una posible sistematización de los olores que percibimos y cómo esas percepciones pueden vinculares a fenómenos físicos. «Es una pregunta abierta cuántos tipos básicos de olores hay», aseguró Jason Castro de Bates College.

Los investigadores continúan ahora la investigación pero en otra dirección, aplicando los datos obtenidos a un banco de estructuras químicas para intentar predecir cómo va a oler un químico. «Esto es algo que nadie ha hecho con la suficiente precisión», aseguró Castro. «Las compañías de perfume, de sabores o de fragancias están interesadas en esto también», añadió. «El estudio defiende la idea de que el mundo de los olores está muy estructurado y organizado por un puñado de categorías básicas».