La Generalitat planea volver a América Latina, donde ya cerró la delegación que tenía en Argentina
La Generalitat planea volver a América Latina, donde ya cerró la delegación que tenía en Argentina - abc

Mas amplía su red de «embajadas» ante el ninguneo internacional

Asia, Europa del Este y del Norte, objetivos para difundir el proceso soberanista

Actualizado:

Más embajadas, más presencia exterior... La internacionalización del proceso soberanista es una de las prioridades del Gobierno autonómico catalán, y para ello ha decidido ampliar su «red diplomática», reabriendo algunas delegaciones que habían sido cerradas por la crisis –como es el caso de la «embajada» en Roma– y expandiéndose en zonas hasta ahora no cubiertas.

Así, y según anunció ayer la Generalitat, se prevé abrir nuevas oficinas en países de Europa del Este y del Norte, que entrarían en funcionamiento antes de 2016, unas representaciones que se sumarían a las nuevas delegaciones que ya se anunciaron en Roma y Viena.

La Europa nórdica y la del Este son la zonas prioritarias para la próxima fase de implantación de representaciones –en la que también entraría Asia, aunque en menor medida–, aunque los países y el número de oficinas aún no se han concretado, según fuentes del Ejecutivo autonómico recogidas por Efe. No se descarta tampoco que Cataluña abra embajada en América Latina, dos años después de que se cerrase la de Buenos Aires como medida de ahorro.

En declaraciones a la emisora La Xarxa, el secretario de Asuntos Exteriores y de la Unión Europea de la Generalitat, Roger Albinyana, avanzó que en «los próximos meses» se irán abriendo oficinas en las zonas citadas, y precisó que el plan es que entren en funcionamiento antes de acabar el año 2015. Estas nuevas oficinas se suman a las que ya anunció el conseller de Presidencia, Francesc Homs, en Roma y Viena. En la actualidad, la Generalitat dispone de delegaciones en Francia, Bruselas, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, además de otras instala ciones de la agencia de internacionalización de empresas «Acció» y de otros organismos públicos.

«Foreign affairs»

Obviamente, el fortalecimiento de los «foreign affairs» del Gobierno de Artur Mas se traduce en un aumento de la partida de gasto, en un contexto en el que el proyecto de Presupuestos para 2015 –en el aire por falta de apoyos– consolida por contra los recortes en otras partidas. De hecho, el presupuesto dedicado a Acción Exterior pasa de los 16,5 millones en 2014 a 19,7 millones en 2015. De esta cantidad, 8,6 millones se dedican a cooperación y el resto (11,1 millones) es propiamente el gasto en «diplomacia».

En relación con el presupuesto dedicado a Acción Exterior, su responsable en el Gobierno de Mas rechazó las críticas, apuntando que por cada 250 euros que gasta el Ejecutivo de Mariano Rajoy, la Generalitat destina un euro. En este contexto, Albinyana reconoció que desde la comunidad internacional se ve de forma desigual el proceso soberanista catalán, pero señaló que en general se ve con «cierta envergadura», tras la respuesta del proceso participativo del 9 de noviembre. El responsable de «exteriores» no citó precisamente el eco relativo que tuvo esa jornada fuera de España.

Sí apuntó en cambio que «la comunidad internacional debe continuar viendo que existe una voluntad fehaciente de las instituciones catalanas» por escuchar a la sociedad catalana, en la medida en que esta quiera, y pidió en este sentido una lista unitaria.