Jaume Collboni, fotografiado ayer en Barcelona
Jaume Collboni, fotografiado ayer en Barcelona - inés baucells
ENTREVISTA

Jaume Collboni: «Cuando hablamos de ciudad, no hay debate soberanista»

Ganador de la primera vuelta de las primarias del PSC en Barcelona, Jaume Collboni confía en salir mañana investido de alcaldable

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ganador de la primera vuelta de las primarias del PSC en Barcelona, Jaume Collboni (Barcelona, 1969) confía en salir mañana, tras la segunda ronda de votación, investido de alcaldable. Con todo, la imagen de ciudadanos paquistaníes sin tener idea de lo que hacían votando a su favor ha enturbiado la imagen de una candidatura que, pese a reconocer que hubo fallos, defiende la limpieza del proceso.

-La imagen que ha transmitido el partido no es buena. ¿Es usted responsable de lo que sucedió?

-Las primarias son una experiencia democrática que rompe con la forma tradicional de hacer política, pero abrir el partido al exterior tiene sus riesgos. Y se dan casos, como el de personas de otros partidos que de forma ostensible dicen que votan a un candidato ahora pero no en 2015, o el de colectivos determinados que, por una cuestión de tradición o de cultura, funcionan de una forma ajena a nosotros, que no nos gusta.

-¿Su candidatura buscó el voto de los paquistaníes?

-Sí, hemos hecho campaña, como otras candidaturas, entre colectivos de nuevos ciudadanos que forman parte de la diversidad de la ciudad, y que son una realidad, por otra parte, infrarrepresentada u oculta en las instituciones, en el ámbito social... En Ciutat Vella el 50% de la población es extranjera, por lo que no debe extrañar tanto. Lo que sí es cierto es que ha habido cosas que no han funcionado.

-No parece que el Partido haya hecho lo suficiente para corregir esto.

-Yo era partidario de anular las mesas impugnadas, y no se quiso hacer. Se hubiesen disipado las dudas sobre el resultado, más cuando no fue decisivo en mi victoria. Gané en 17 de las 30 mesas, quedé segundo en 11... La victoria ha sido homogénea y repartida. Es cierto que la imagen que se ha dado no es buena, pero forma parte del riesgo. Espero que el sábado, con las nuevas medidas anunciadas, con más información y controles, se corrija. Demostraremos que las primarias valen la pena, que es un proceso que acabarán haciendo todos los partidos, al menos los progresistas. Curiosamente, quien más clama contra las primarias es la derecha, donde no eligen 7.000 ciudadanos sino siete, o uno solo a dedo.

-¿Qué debe hacer el PSC para llegar a mayo de 2015 con posibilidades?

-Hay que definir un proyecto para Barcelona con la voluntad de construir una alternativa, e ir de la mano y superar las diferencias que ha habido hasta ahora entre el partido y el grupo municipal. Y el PSC debe hacer cambios: si queremos cambiar la ciudad también hay que cambiar el partido.

-¿Qué cambios?

-El partido debe ser más abierto, colaborativo, flexible... Ver, por ejemplo, cómo integramos lo que han aportado las candidaturas, un bagaje de nombres e ideas que habrá que articular, dentro o en el entorno del partido.

-El debate soberanista sigue dividiendo al PSC.

-Hay una gente que ha tenido una evolución ideológica respetable, que asume que la independencia es la solución. Pero el PSC no asume esa idea: somos catalanistas, federalistas y de izquierdas. Esas personas pueden escoger seguir dentro o no, pero asumiendo que el partido está en otra línea.

-En cualquier caso, el debate soberanista monopoliza la agenda.

-Pues a mí la gente me habla del paro, del transporte, de la vivienda, del turismo... Cuando se habla en clave de ciudad, esta es la agenda.

-¿Por qué se considera mejor candidato que Carmen Andrés?

-No quiero definirme en relación al resto de compañeros. Me considero un buen candidato: tengo una idea de la ciudad, ilusión, energía y empuje para acometer un proyecto que en la actual coyuntura es titánico.

-¿Y por qué sería usted mejor alcalde que Xavier Trias?

-Para empezar, tengo una idea de la ciudad y un modelo, algo que Trias no tiene, ni bueno ni malo. Y cuando no tienes una idea de ciudad, te la hacen otros.