Destinos

ABCViajar

Destinos

El modernismo también brilla en Teruel

Día 26/04/2013 - 10.53h
Temas relacionados

Monguió, discípulo de Gaudí, creó los principales edificios en la ciudad de los Amantes y el mudéjar

FOTOS: FABIÁN SIMÓN
La Casa Torico es uno de los ejemplos de la importancia que el modernismo tuvo en Teruel
Fabián Simón
Teruel esconde fachadas que son ejemplos del modernismo en la ciudad
Fabián Simón
Otro ejemplo del modernismo de Teruel
FABIÁN sIMÓN
Casa Ferrán
FABIÁN SIMÓN
Casa Ferrán
imagen anteriorimagen siguiente

El mudéjar es sin duda una de las principales señas de identidad de la capital turolense, junto con Los Amantes y el jamón. Sin embargo, Teruel es mucho más y en sus calles alberga también importantes joyas modernistas. Coincidiendo con el centenario de la eclosión de este movimiento en la ciudad, el Ayuntamiento se ha propuesto dar a conocer todos los rincones que han quedado marcados con este sello artístico.

Los turolenses de principios del siglo XX observaron cómo se incrustaban en su trama urbana edificios con un nuevo lenguaje arquitectónico influenciado por lo que se construía en otras ciudades, sobre todo de Cataluña. La inexistencia de ensanche de la ciudad en ese momento, que apenas contaba con 10.000 habitantes, supuso que desde 1890 se iniciara una renovación de las edificaciones existentes en el Centro Histórico.

Las construcciones vinculadas a la iglesia y a órdenes religiosas adoptaron formas arquitectónicas basadas en el pasado, lo que se denomina historicismo, y es en la arquitectura civil donde aparece el modernismo con gran vigor. Una nueva tipología de «Edificio de viviendas», basada en una mejor distribución interior, mayor higiene y más ostentación en las partes visibles, hace que surjan tres elementos básicos: portal, zaguán y escaleras que, junto con la fachada, serán para los arquitectos el objeto de diseños conforme a gustos más actuales y modernos.

Este movimiento en Teruel tiene nombre propio: Pablo Monguió. Discípulo de Gaudí, fue el encargado de dar forma a los principales proyectos modernistas de la capital del Bajo Aragón. Tienen su firma los más singulares edificios de la ciudad, encargados por el pujante comercio de hace un siglo.

Monguió se expresa con lenguajes del Art Nuoveau y la Secesión vienesa, pero siempre tamizados por la influencia directa del modernismo catalán y especialmente del arquitecto Lluis Domènech. «Casa Ferrán», en la calle Nueva, junto con las de la Plaza «Casa del Torico» –hoy Caja Rural–, y «La Madrileña», forman el triángulo fundamental de una serie de edificios que se extienden por el resto del trazado urbano.

Las grandes joyas

«Casa Ferrán», en la Calle Nueva, es uno de los máximos exponentes del modernismo en Teruel. Diseñada por Monguió, función y expresión formal están perfectamente identificados y relacionados. Los materiales: fundición, piedra, hierro forjado y madera, se convierten en masa obediente para lograr, entre ellos, una sinfonía perfectamente estructurada. Frente a la complejidad morfológica de ese edificio, este mismo arquitecto desarrolla en «La Madrileña» una fachada sutil, donde las líneas en forma de óvalo adquieren una delicadeza y un valor simbólico excepcionales.

En la actualidad, gran parte de estas construcciones pueden contemplarse parcialmente restauradas, conservando al menos un aspecto exterior que nos aproxima al que tenían cuando fueron edificadas y que contribuyeron a que Teruel aporte una buena muestra de arquitectura modernista. Para dar a conocer estos edificios, el Ayuntamiento propone tres itinerarios.

«La arquitectura del primer ensanche» es la primera ruta. La variedad de tendencias es su rasgo dominante, con interesantes muestras prerracionalistas y racionalistas, que aparecen entremezcladas en algunos edificios con rasgos regionalistas, expresionistas e incluso Art-Decó.

Otra de las propuestas es «Itinerario Básico: centro de la ciudad», donde se pueden contemplar los máximos exponentes del movimiento en la ciudad. Además, incluye la visita a varios templos religiosos que fueron restaurados en aquella época y en los que también quedó impreso el sello modernista.

El último de los itinerarios es de la «Ermita de la Virgen del Carmen», un largo recorrido, de casi tres kilómetros, jalonado de construcciones hechas hace un siglo.

De este movimiento también quedan en Teruel otros elementos más allá de los puramente arquitectónicos, como son obras en forja en algunas iglesias y comercios de la ciudad. Por todo ello, la ciudad entró recientemente a formar parte de la Ruta Europea del Modernismo y ahora se vuelca en la celebración del centenario de este movimiento artístico.

Para ello, el Ayuntamiento ha organizado conferencias, exposiciones, concursos fotográficos, ciclos de música y rutas turísticas para que los visitantes se dejen sorprender por sus joyas modernistas. El objetivo de esta celebración, incorporar este sello artístico al imaginario de los turolenses y mostrarlo a los visitantes.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Camino de Santiago

Encuentra los mejores restaurantes

Por tipo de cocina

Lo bello
lo útil