Vehículos en el centro de Londres
Vehículos en el centro de Londres - AFP

Un estudio sobre la calidad del aire en Reino Unido permite conocer calle por calle el nivel de polución

Se trata del informe más preciso que existe hasta el momento, el que se basa en los códigos postales

Corresponsal en Reino UnidoActualizado:

La calidad del aire en Reino Unido es uno de los problemas contra el que a diario luchan millones de ciudadanos británicos. Por eso, un estudio, el más preciso hasta ahora según sus creadores, mide los altos niveles de polución de todo el país mediante un sencillo sistema, el de los códigos postales.

Precisamente los dos lugares donde más contaminación existe de este tipo están en Londres. Se trata de dos de sus barrios más céntricos, como son Marylebone Road y Hyde Park Corner.

Los datos provienen de un proyecto que mapea las concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) en todo el país. Mediante este sistema cualquier ciudadano puede observar en una página web cómo es la calidad del aire en su área ingresando solamente su código postal en la búsqueda.

Todo forma parte de un estudio de la compañía EarthSense que muestra las concentraciones del dióxido de nitrógeno agrupado por barrios de todo Reino Unido. Su director técnico, el profesor Roland Leigh asegura que con este sistema se puede «aislar realmente las zonas críticas de mala calidad del aire y enfocar mejor la solución a este problema».

Según el profesor, además, «es importante estar al tanto de los malos niveles de contaminación donde vives, o cerca de las escuelas o en tu camino al trabajo».

Clasificación por zonas

En el estudio cada área está clasificada en una escala desde 1, zona poco o nada contaminada, hasta 6, con niveles muy preocupantes. Los datos señalan que más de cuatro de cada cinco códigos postales en Gran Bretaña caen en la categoría menos contaminada, aunque suelen ser casi todas áreas rurales o ciudades de menos habitantes que las grandes urbes.

Las áreas se ven afectadas si promedian más de 40 microgramos de NO2 por metro cúbico. Además, ninguna de ellas llega al máximo nivel y menos del 1% de las direcciones tienen una calificación de 4 o 5.

Como es habitual, casi tres cuartas partes de las áreas con peor calificación se encuentran en Londres. En muchas ciudades grandes como en la capital, de hecho, los límites seguros de contaminación se violan regularmente.

La compañía ha basado en gran parte su análisis en las emisiones de los automóviles, la fuente que más dióxido de nitrógeno de NO2 aporta en Reino Unido. Los vehículos diésel son una fuente clave de este gas, que se relaciona con enfermedades de tipo respiratorias. Aunque la mala calidad del aire no es mortal directamente, se estima que contribuye a acortar la vida de 40,000 personas al año en el Gran Bretaña.

En los últimos años varias campañas de grupos ecologistas contra la calidad del aire han obligado al Gobierno británico a elaborar planes que aborden el problema y cumplir los objetivos que marca la Unión Europea en este sentido.