Los fumadores tienen mayor riesgo de padecer la enfermedad de Crohn
Los fumadores tienen mayor riesgo de padecer la enfermedad de Crohn - ARCHIVO
ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL

Identificado el mecanismo por el que el tabaco provoca la enfermedad de Crohn

La inflamación inducida por el humo del tabaco en los pulmones acaba, cual ‘efecto dominó’, trasladándose al intestino

MADRIDActualizado:

La enfermedad de Crohn es una patología crónica autoinmune caracterizada por la presentación de úlceras o fístulas en el tracto digestivo, sobre todo en el intestino delgado. Una patología que padecen cerca de 45.000 españoles y que, junto a la colitis ulcerosa –caracterizada igualmente por la ulceración e inflamación, en este caso en la pared del colon–, se presenta como la enfermedad inflamatoria intestinal más común. Y una patología que, además, resulta muy difícil de tratar. De hecho, y como ocurre con la gran mayoría –sino todas– de las enfermedades autoinmunes, ni siquiera se conocen las causas por las que se desencadena. Sin embargo, es bien sabido que el tabaco se encuentra directamente asociado a la aparición de esta enfermedad. Pero aún se desconoce el por qué. O así ha sido hasta ahora, dado que investigadores de la Universidad de Kyung Hee en Seúl (Corea del Sur) han demostrado que la inflamación inducida por el humo del tabaco en los pulmones acaba con el tiempo ‘viajando’ hasta el intestino delgado.

Como explica Hyunsu Bae, director de esta investigación publicada en la revista «Frontiers in Immunology», «las vías respiratorias y el sistema intestinal tienen muchas cosas en común. De hecho, en la medicina tradicional coreana se ha enfatizado la conexión entre los pulmones y el intestino delgado, lo que resulta muy interesante. El riesgo de desarrollo de la enfermedad de Crohn es mayor en la población con enfermedades de las vías respiratorias, lo que sugiere que la inflamación de los pulmones se encuentra asociada a la inflamación en el intestino».

Del pulmón al intestino

Numerosos estudios previos han demostrado que el hábito tabáquico dispara el riesgo de desarrollo de enfermedad de Crohn. Unos trabajos que, sin embargo, no han podido determinar el mecanismo por el que el humo del tabaco acaba afectando al intestino. Así, y según han sugerido algunos investigadores, existe la posibilidad de que la inflamación causada por el tabaco en los pulmones tenga un ‘efecto dominó’ en el intestino. Pero, ¿esto es realmente así?

Para responder a esta pregunta, los autores utilizaron un modelo animal –ratones– al que expusieron al humo de 20 cigarrillos diarios, seis días a la semana y durante por más de un mes, y analizaron la presencia de inflamación en los pulmones y en el colon.

Los fumadores, y muy especialmente aquellos que padecen una enfermedad inflamatoria intestinal, deberían dejar de fumar

Los resultados mostraron que, tal y como cabía esperar y comparados frente a los de los animales que disfrutaron de un aire limpio –grupo control–, los pulmones de los ratones expuestos al humo del tabaco mostraron una inflamación muy significativa. Pero aún hay más. Los ratones ‘fumadores’ también sufrieron un tipo de colitis muy similar a la de la enfermedad de Crohn. De hecho, estos animales no solo tenían unos niveles incrementados de inflamación y moco en el colon, sino también sangre en las heces. Y a todo ello se aunó, tal y como observaron los autores, que también presentaban un incremento de linfocitos CD4+, tipo de leucocito –o glóbulo blanco– responsable de la liberación de una proteína pro-inflamatoria denominada ‘interferón-gamma’.

El siguiente paso fue evaluar si los linfocitos CD4+ y el interferón-gamma eran los causantes de la colitis inducida por el humo del tabaco. Y para ello, los autores repitieron el experimento de los cigarrillos en ratones con bajos niveles de estos linfocitos y en animales genéticamente manipulados para que no pudieran producir la proteína. El resultado es que, en ambos casos, no se desarrolló la colitis con la exposición al humo del tabaco.

Entonces, la pregunta que se plantea es: ¿es posible que el humo del tabaco active a los linfocitos CD4+ en los pulmones, y que luego estos glóbulos blancos viajen hasta el colon para provocar la colitis? Pues para evaluarlo, los autores volvieron a repetir el experimento de los cigarrillos y aislaron los linfocitos CD4+ presentes en los tejidos próximos al colon. Y una vez obtenidos estos leucocitos, los inyectaron en ratones que nunca habían sido expuestos al humo del tabaco. ¿Y qué pasó? Pues que los linfocitos CD4+ migraron al colon, por lo que los animales, si bien nunca habían respirado el humo de los cigarrillos, también acabaron desarrollando la colitis.

Hay que dejar de fumar

En definitiva, el estudio demuestra cómo el fumar desencadena el desarrollo de la enfermedad inflamatoria intestinal, más concretamente de la enfermedad de Crohn. Una razón, por si bien todavía no había suficientes, para dejar el tabaco definitivamente.

Como concluye Hyunsu Bae, «nuestros resultados sugieren que el humo del cigarrillo activa a un tipo específico de glóbulo blanco en los pulmones, y que este puede acabar migrando al colon y desencadenar la inflamación intestinal. Los fumadores, y muy especialmente aquellos que padecen una enfermedad inflamatoria intestinal, deberían reducir su consumo de tabaco. Además, nuestros resultados también pueden ayudar al diseño de nuevos tratamientos para la enfermedad de Crohn».