Así es la conexión «abertzale» de los grupos radicales en Madrid
La Policía detectó a grupos radicales en la protesta de Gamonal - abc

Así es la conexión «abertzale» de los grupos radicales en Madrid

Los ultras de Izquierda Castellana, considerados por la Policía la «cobertura política de los proetarras»

Actualizado:

El pasado lunes, el jefe superior de Policía de Madrid, Alfonso Fernández Díez, revelaba en una entrevista en ABC: «Las enseñanzas y técnicas de determinados grupos radicales del País Vasco se han transmitido a grupos de Madrid». Los datos que manejan los servicios de Información del Cuerpo, consultados por ABC, ponen nombre y apellidos a esos nexos entre el mundo «abertzale» e Izquierda Castellana, un partido político radical que, aunque busca la independencia de Castilla del resto de España, guarda relaciones, simpatías y hasta modus operandi con los proetarras.

Así lo consideran las fuentes de toda solvencia consultadas por este periódico, que resumen así la situación: «Izquierda Castellana es la cobertura política del mundo “abertzale” en Madrid». El denominado partido que lidera la batasuna Doris Benegas nació en Valladolid con el nuevo siglo y tiene especial presencia no sólo en la capital castellano-leonesa, sino también en la capital de España.

Marca blanca

Ya en 2009, en las últimas elecciones al Parlamento Europeo, se señaló a la coalición que lideraba, Iniciativa Internacionalista, como la «marca blanca» de la ilegalizada ANV en esos comicios. En su lista figuraban Alfonso Sastre, la propia Benegas y Luis Nicanor Ocampo Pereira, secretario general de Izquierda Castellana. Era un «maremagnum» de personas provenientes de distintos partidos, incluso independientes.

La cercanía de muchos de sus miembros con los «batasunos», especialmente con los «cachorros» de Segi, formación terrorista también ilegalizada, llevó a la impugnación de la lista electoral por parte del Tribunal Supremo.

La formación presentó un recurso de amparo condenando la violencia como herramienta política, pero sin una mención expresa al terrorismo etarra. La Abogacía del Estado se opuso a la apelación, pero finalmente el Tribunal Constitucional dio la razón a los radicales. Una vez se falló en este sentido, reconocidos miembros de ETA, como Arnaldo Otegi, pidió expresamente el voto para ellos.

La fuerza que ha ido tomando Izquierda Castellana en Madrid ha ido creciendo conforme se ha ido desactivando policialmente al otro gran grupo, junto a la Coordinadora Antifascista, de radicales de izquierdas de la capital: los «Bukaneros» del Rayo Vallecano.

Lazos con Amaiur

No han faltado a ninguna. Como lapas, se adosan a cada protesta legítima y pacífica en las calles, para reventarla, normalmente coincidiendo con la hora del telediario de las nueve y a espaldas de los organizadores. Un informe del Ministerio del Interior sobre el conflicto del barrio burgalés de Gamonal, al que ha tenido acceso ABC, detallaba cómo entre los vecinos normales que protestaban contra el bulevar se infiltraron sujetos de Izquierda Castellana y Yesca (sus juventudes), entre otros grupos, para radicalizar las manifestaciones.

Precisamente, Yesca tiene una presencia muy sonada en los últimos meses en la Universidad Complutense. Utilizan a miembros del «partido matriz», como la asesora de Amaiur en el Congreso de los Diputados Elena Martínez para contactar con destacados líderes proetarras y de Segi. Fue lo que ocurrió el mes pasado con la «charla» que iban a impartir en Lavapiés Joseba Permach (mano derecha de Otegi) y Amaia Elkano (detenida en el sumario de 2009 contra Segi que se dirime en la Audiencia Nacional). Iba a tener lugar en la casa «okupa» Potemkin, en Lavapiés y vinculada a la rama radical del 15-M. Al final, el acto tuvo que ser suspendido, tras la indignación de los madrileños.

Donde sí se presentaron dos miembros de Segi (uno de ellos, la mencionada Amaia) fue en la Universidad Complutense, días después. La Facultad de Historia, pese al veto del Decanato, fue escenario del mitin madrileño de los proetarras. Sólo duró 40 minutos. Una amenaza de bomba obligó a desalojar el edificio, como ya narró ABC.

Vacaciones al País Vasco

«Son miembros de Izquierda Castellana los que hacen de claqué e incluso los trasladan en sus coches a algunos procesados del País Vasco por la Audiencia Nacional», indican nuestras fuentes. Algunos de los miembros del partido, como Doris Benegas, han nacido y vivido en aquella comunidad autónoma. «Los hay que van allí de vacaciones, participan en campamentos con gente de mundillo batasuno y acuden a las fiestas populares de sus feudos vascos –añade nuestro informante–. Son jornadas de “confraternación” en las que transmiten a los radicales madrileños sus consignas, técnicas y fundamentalismo». Son esos «cursillos» a los que se refería el jefe superior de Madrid, con amplia experiencia en los servicios de Información del País Vasco, en la entrevista de esta semana en ABC.

Más conexiones. Uno de los abogados «de cabecera» de Izquierda Castellana es Erlantz Ibarrondo, que ha trabajado para batasunos. Y no deben de elegirlo precisamente por sus minutas, porque son bastante altas. Cobra mil euros por asistencia. Los detenidos por la Brigada de Información durante las distintas revueltas en Madrid suelen llevar los números de teléfono de dos abogados escritos con bolígrafo en sus antebrazos, como curiosamente hacían los «cachorros» de ETA.

Ibarrondo los asiste desde su llegada a comisaría (donde siempre se niegan a declarar) y en su posterior puesta a disposición judicial, con la tramitación consiguiente del sumario por los hechos.

Alcorcón, Complutense, 25-S

En Madrid son unos 200 los radicales de este pelaje que participan en manifestaciones, comunicadas o no (en la mayoría de los casos) a la Delegación de Gobierno. Se ha visto a gente de Izquierda Castellana (incluido su número dos, Aitor Otaduy Paz) en altercados como los posteriores en la Universidad Complutense; la guerra campal de esta semana en Alcorcón; en las diferentes convocatorias de Rodea el Congreso; en la protesta ante la Convención del PP en Valladolid, y, por supuesto, durante los enfrentamientos con la Policía en el barrio de Gamonal...

Uno de sus puntos de reunión la Taberna Castellana, en la calle de los Picos de Europa (Puente de Vallecas).