Unos 300 antisistema se «infiltran» en la Universidad
Así quedó la asociación de estudiantes de Derecho - abc
sucesos

Unos 300 antisistema se «infiltran» en la Universidad

Actualizado:

Alrededor de 300 jóvenes conforman las filas de una decena de grupos radicales de extrema izquierda que tienen mayor o menor implantación en las Universidades madrileñas. Las más afectadas por estos ultras son la Complutense y la Autónoma, según los datos que manejan los servicios de Información de la Policía Nacional.

En la actualidad, el colectivo Contrapoder es el más numeroso. Este grupo, considerado por los expertos como la rama reformista del Movimiento 15-M universitario, tiene especial implicación en el controvertido campus de Somosaguas. De ideología feminista y abortista, sus proclamas suelen ser seguidas por un centenar de jóvenes. Como se recordará, fueron chicas de Contrapoder las que se desnudaron en la capilla universitaria de la Complutense en 2011.

Otro grueso importante de radicales se engloba bajo el Bloque Antifascista Estudiantil, que fue el que convocó la manifestación ilegal del miércoles que acabó con una enorme paliza a cinco chavales de la Facultad de Derecho, en Ciudad Universitaria. Este grupo se mueve por todas las universidades públicas en general. En los sucesos del 20-N último, lo acompañaban la Coordinadora Antifascista e Izquierda Castellana, este último con importante implantación en el barrio de Vallecas.

Los antisistema que se mueven por las universidades madrileñas son generalmente de corte antifascista y anarquista. Este segundo caso es el de las Juventudes Libertarias, que también participó en la violenta manifestación del miércoles por Ciudad Universitaria. También la Federación de Estudiantes Libertarios, con presencia en la Complutense y en la Autónoma, se define a sí misma como una organización que busca difundir las ideas del anarquismo.

«Preocupante»

Otras asociaciones, grupos y entidades de izquierda con más o menos arraigo son el Sindicato de Estudiantes (probablemente, el más conocido a nivel ciudadano); el Área de Estudiantes de Izquierda Anticapitalista, que anima a ocupar las calles de todo el Estado; el colectivo RiseUp, con presencia en la Universidad Carlos III, y la Asamblea 15-M Universidad, que cuenta con una fuerte ligazón con los mencionados de Contrapoder, indican fuentes policiales.

Lo ocurrido este miércoles en Ciudad Universitaria no es un capítulo más de la espiral de violencia en los campus. Los investigadores consideran que se trata de «agresiones preocupantes» y hay recelo a que se reproduzcan en los próximos días o semanas. La operación policial sigue adelante, en pos de la identificación de los agresores de los cinco estudiantes de Derecho de la Complutense.

Agresiones ideologicas

La importancia de este suceso se sustenta también en el matiz ideológico de las agresiones. La convocatoria de la manifestación ilegal especificaba un recorrido: desde el Metro de Ciudad Universitaria a la Facultad de Derecho, y vuelta. La elección de ese centro se debe a que se le considera el más conservador, y por lo tanto contrario a sus «ideas».

Tampoco hay de dejar pasar por alto la elección del lugar donde se produjo la manifestación: la Ciudad Universitaria, como el campus de Somosaguas, cuenta con autonomía; es decir, que la Policía Nacional, en líneas generales, sólo puede actuar en el interior de su perímetro previa denuncia de las autoridades académicas, con el rector, José Carrillo, a la cabeza.

En el caso de lo ocurrido el 20 de noviembre, fueron dos alumnos los primeros en pedir ayuda a la Policía, vía telefónica.