El Gobierno colombiano y las FARC firman el pacto definitivo por la paz

El partido que surja de las milicias tendrá asegurados cinco escaños en el Congreso y otros cinco en el Senado

Actualizado:

Tras formalizar el acuerdo de manera oficial el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) dan por concluido el proceso de paz. Las negociaciones se han llevado a cabo en La Habana y el acuerdo fruto de ellas ya se ha hecho público. Las negociaciones duraban ya cuatro años.

El documento fue rubricado por los jefes negociadores de las dos delegaciones, Humberto de la Calle por el Gobierno y Luciano Marín Arango, alias «Iván Márquez», en representación de la guerrilla, así como por los embajadores de Cuba y Noruega, países garantes en el proceso de paz.

Los seis puntos de los que consta el acuerdo final fueron leídos en un acto presidido por el ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodríguez, y que generó una creciente expectación desde que a última hora del martes las delegaciones negociadoras desvelaron que estaban a las puertas de concluir los diálogos para la paz.

Cinco escaños en el Senado y Congreso

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) podrán participar con todos los derechos en las elecciones generales de 2018, una vez se hayan desarmado y desmovilizado y hayan completado su vuelta a la vida civil, según lo estipulado en el acuerdo final alcanzado este 24 de agosto con el Gobierno colombiano en La Habana.

La participación política de la guerrilla era uno de los puntos clave del proceso que aún quedaba por definir. Según ha desvelado el presidente, Juan Manuel Santos, tras el anuncio de La Habana, las FARC contarán hasta 2018 con portavoces "con voz pero sin voto" en el Congreso con el fin de participar en la discusión sobre los acuerdos de paz.

A partir de ese momento, podrán presentarse a los comicios y tendrán una "representación mínima asegurada por dos periodos", ha precisado el mandatario.

Para que esto sea posible, las FARC deberán haber completado con éxito el proceso de dejación de armas.

Durante las elecciones de 2018 y 2022, el partido que surja de las FARC deberá conseguir los votos para asegurarse la representación mínima.

En estos dos primeros periodos, en virtud del acuerdo de paz, tendrán asegurados cinco escaños en el Congreso y otros cinco en el Senado. Si no alcanzaran dicho total, se les asignarían hasta completarlos, pero si se pasan de esa cifra, no se les asignará ninguno adicional.

Negociación de 44 meses

El documento firmado suma doscientas páginas y del mismo se han sacado siete copias para las partes, los dos países garantes, los dos acompañantes -Chile y Venezuela- y la ONU, todas ellas firmadas página a página por De la Calle y Márquez.

Su contenido ha sido negociado hasta la última coma a lo largo de 44 meses en La Habana, con varios hitos de gran relevancia cuando las partes alcanzaron acuerdos concretos en algunos de los puntos más sensibles de la negociación, como en el caso de la creación de la jurisdicción especial para la paz y el cese bilateral del fuego.

Los seis puntos generales del acuerdo se agrupan bajo los títulos «Reforma Rural Integral», «Participación política: Apertura democrática para construir la paz», «Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo y la Dejación de las Armas», «Solución al Problema de las Drogas Ilícitas», «Víctimas» y «Mecanismos de implementación y verificación».

Una vez hecho público, el acuerdo pasará al Congreso de Colombia, que se ocupará de poner en vigor las leyes para la implementación de lo pactado, así como de convocar un plebiscito para que los colombianos tengan la última palabra.

En paralelo, la guerrilla convocará una conferencia interna para que sus filas den el visto bueno a lo pactado por los equipos negociadores del Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en casi cuatro años de diálogos de paz.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, felicitó hoy a su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, por el acuerdo de paz que alcanzó hoy su Gobierno con la guerrilla de las FARC después de casi cuatro años de negociaciones en Cuba y más de medio siglo de conflicto armado.

«Estados Unidos está orgulloso de apoyar a Colombia en su búsqueda de la paz», expresó Obama a Santos a través de una conversación telefónica que mantuvieron hoy, según informó la Casa Blanca.