Los nacionalistas Jone Berriozabal, y Joseba Egibar (c) e Iñigo Iturrate
Los nacionalistas Jone Berriozabal, y Joseba Egibar (c) e Iñigo Iturrate - EFE

El preámbulo de PNV y Bildu para el nuevo Estatuto reconoce la «nación» vasca con «identidad propia»

El texto incluye una Euskal Herria formada por siete territorios, incluidos Navarra y el País Vasco francés

VitoriaActualizado:

La ponencia de Autogobierno del Parlamento vasco ha aprobado, con los únicos apoyos de PNV y EH Bildu, una propuesta para el preámbulo de un hipotético nuevo Estatuto que hace referencia al derecho a decidir y a la existencia de una «Euskal Herria» con «identidad propia». El texto reconoce la capacidad de la ciudadanía del territorio «para decidir, expresar y ejercer su voluntad colectiva» de cara a la consecución de «fórmulas de convivencia acordadas voluntariamente». En la misma línea, aboga por impulsar «mecanismos que garanticen que los compromisos alcanzados sean respetados».

El documento ha salido adelante tras más de dos horas de reunión entre los distintos representantes de la ponencia. Finalmente, nacionalistas y soberanistas han descartado alcanzar un consenso y han impulsado en solitario su propuesta, que sostiene que el pueblo vasco «es una nación» y que Euskal Herria constituye un territorio «asentado geográficamente sobre siete territorios políticamente articulados», entre los que incluyen a Navarra y al País Vasco francés.

Asimismo, el texto establece un modelo de relación con el Estado «de igual a igual». Es decir, basada en el concepto de bilateralidad y de naturaleza «confederal». En cualquier caso, subraya que la actualización del autogobierno del territorio «deberá atender al principio de legalidad».

«Nacionalidad» y «ciudadanía»

La polémica acompañará también al proceso de redacción del título preliminar, que podría incluir una distinción entre «ciudadanía» y «nacionalidad» vasca.

No es nueva la iniciativa de PNV y EH Bildu, la cual formaba parte del «plan Ibarretxe» que tumbó en 2005 el Congreso de los Diputados. En concreto, el borrador del título preliminar describe a los ciudadanos vascos como aquellas personas que tienen «acceso a los servicios públicos» y que viven «en el sujeto político con independencia de cuál sea su procedencia».

Por otro lado, explica que la «nacionalidad» será reconocida a la población «en los términos regulados por Ley» y teniendo en cuenta «el carácter plurinacional del Estado español y el nuevo modelo de relación» que pretenden establecer entre un País Vasco de corte «confederal» y España. Una terminología ambigua que, en palabras de la portavoz de los soberanistas, Maddalen Iriarte, no sería utilizada para «discriminar a nadie».