Alberto Caparrós - CRÓNICAS SABÁTICASSeguir

Compromís 1-PSPV 0 Alberto Caparrós

«Las primarias socialistan dejan un escenario propicio para que la formación que lidera Mónica Oltra avance en su objetivo prioritario»

Imagen de Ximo Puig tomada este domingo en la sede del PSPV - EFE

De los 18.291 militantes del PSPV que este domingo tenían derecho a voto en las primarias para elegir a su secretario general, 5.137 optaron por quedarse en su casa o irse a la playa para mitigar los calores de un tórrido día del mes de julio.

Es la primera lectura de un proceso interno en el que tres de cada diez afiliados han declinado participar. La política deja de interesar incluso a aquellos que pagan por pertenecer a un partido. De entre los que acudieron a las urnas, 7.447 votaron a Ximo Puig. Un 56,7 por ciento. La lógica se ha cumplido. Ni Rafa García es Pedro Sánchez, ni el mes de julio es el de mayo. Pese a ello, 5.557 militantes se decantaron por derrocar a Puig (el 42,3%).

Si se suman los abstencionistas, sobre un censo de 18.291 personas, 10.694 no han mostrado su apoyo al reelegido secretario general. Segunda lectura: pese a haber recuperado el gobierno de la Generalitat tras dos décadas en la oposición, Puig apenas logra el respaldo explícito de cuatro de cada diez militantes socialistas.

Con todo, el resultado evidencia que el poder de Pedro Sánchez y José Luis Ábalos en el nuevo PSOE no ha servido para derribar a uno de los barones más críticos con la actual dirección de Ferraz. Tercera lectura: ahora están condenados a entenderse.

De hecho, a la espera de las reacciones oficiales, el resultado de las primarias de los socialistas valencianos beneficia especialmente a Compromís. Cuarta lectura: la victoria de Ximo Puig garantiza la estabilidad en el Consell, pero con un presidente que debe lidiar con la división interna de su partido. Un escenario propicio para que la formación que lidera Mónica Oltra avance en su objetivo prioritario. Remontar en las encuestas y superar al PSPV en las elecciones de 2019 para acceder con todos los honores al Palau de la Generalitat con la primera presidenta de la historia. Por mucho que mire a Ferraz, Puig tiene a su principal adversario mucho más cerca.

Toda la actualidad en portada

comentarios