10 excepcionales pintaderas que usaban los antiguos canarios

Representaban un código de comunicación social prehispánicas. Son algunas que puedes encontrar en el Museo Canario de la capital grancanaria

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

Los antiguos canarios emplearon una suerte de lenguaje escrito basado en símbolos que solo ellos llegaron a entender y cuyos significados se perdieron al extinguirse sus sociedades, según los últimos estudios hechos en torno a sus llamadas «pintaderas».

Fabricadas en barro cocido con aparente forma de sellos y presentes en yacimientos de toda la isla, con antigüedades que van desde el Siglo I hasta el XVII, las pintaderas presentan un número limitado de dibujos que se repiten en varias latitudes, lo cual contradice la idea tradicional de que eran escudos de familia, conforme a recientes investigaciones del Museo Canario.

12345678910
  1. Cultura

    Museo Canario

    Las pintaderas son auténticos símbolos de la cultura prehispánica. Localizados unicamente en yacimientos de Gran Canaria, salvo alguna excepción, han terminado por ser adoptados como señas de identidad de todo el Archipiélago. El Museo Canario, en Las Palmas capital, acoge la mayor colección con 214 de estos singulares sellos.

  2. Piezas

    Museo Canario

    Estas piezas se elaboraron en arcilla, madera o piedra, presentando una cara decorada con diversos motivos y diseños en relieve. En total, se registran una docena de formas distintas de las que destacan por su cantidad las circulares, elípticas, triangulares, cuadrados o rectangulares, siendo estas últimas la más usada. Sus tamaños oscilan entre 19 x 22 mm. y los 41 x 98 mm. En su parte trasera, se muestra un apéndice a modo de mango y, ocasionalmente, un orificio.

  3. Barro o madera

    Museo Canario

    La producción de las pintaderas estaba en manos de personas que desarrollaron conocimientos para su elaboración. Al respecto, las fuentes etnohistóricas hacen referencia a la existencia de mujeres especializadas en el trabajo del barro para la obtención de recipientes. Los motivos decorativos de las pintaderas muestran semejanza con los diseños geométricos de los cerámicos, especialmente los destinados al servicio.

  4. Su geometría

    Museo Canario

    Desde la recepción inicial de estas piezas a partir 1879, con la creación del Museo Canario Canario, se han venido descubriendo hasta la actualidad numerosas de estas manifestaciones en múltiples yacimientos prehispánicos, registrándose además, las pertenecientes al Parque Arqueológico de la Cueva Pintada de Gáldar y otras colecciones.

  5. Funciones

    Museo Canario

    Los especialistas Carmen Cruz, Teresa Delgado y Javier Velazco realizaron un detallado análisis técnico sobre estas estampas decorativas de los nativos canarios, incorporando datos importantes para abordar el debate sobre la funcionalidad de estas piezas, que en un principio se interpretaron como elementos de decoración corporal o amuletos, señales de propiedad o la de ser marcas clánicas indicadores de una sociedad jerárquica y estratificada.

  6. 117 pintaderas

    Museo Canario

    Gracias a este estudio, denominado «Pintaderas del Museo Canario», se contabilizó que en casi la mitad de sus sellos se desconoce su localización exacta por lo que se identifican de Gran Canaria, mientras que los 117 ubicados se encontraron repartidos por 12 municipios, siendo los principales sitios La Aldea y Agïimes y, en menor número, Gáldar y Telde. Estas cuatro loalidades localidades fueron destacados asentamientos prehispánicos.

  7. Medianías y cumbre

    Museo Canario

    Las pintaderas aparecen, además, representadas por todo el marco insular, localizándose en asentamientos próximos al litoral, en las medianías o en la cumbre. Identificádose de norte a sur, de este a oeste y, en nigún caso, asociadas a un tipo particular de soporte constructivo: cuevas naturales, cuevas artificales y construcciones en superficie.

  8. Nativos

    Museo Canario

    Un aspecto importantísimo de esta investigación sobre los sellos de de los nativos canarios es que se encuentran en espacios domésticos de los yacimientos, que junto a su presencia por todo el territorio de la Isla y a unos diseños muy similares, apuntan a que estas manifestaciones culturales son probablemente identificativas de una uniformidad étnica, no tanto de identidad “frente a otros”, sino de autoreconocimiento.

  9. Código

    Museo Canario

    Así las pintaderas formarían parte de un sistema de representación de un código con un determinado valor habida cuenta de su reiteración compositiva. Las fuentes ya apuntan la semejanza entre los motivos representados en las pintaderas y las marcas que algunos canarios portarían en sus tarjas (blasones), cerámicas o las diferencias en el ropaje o la forma se llevar el cabello o la barba fuese noble o villano.

  10. Excepcionales

    Museo Canario

    Las representaciones de ese código de comunicación social pueden reconocerse en otros materiales, por lo que no hay duda de que las pintaderas fueron objetos creados ex profeso para ese propósito. «Precisamente en este hecho radica su excepcionalidad y el mejor testimonio de la importancia que tendrían en la formulación de mensajes, en la transmisión cotidiana de información. En definitiva, en la creación de identidades sociales que pueden ir desde lo individual hasta lo colectivo», argumentan Carmen Cruz, Teresa Delgado y Javier Velazco.