Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero
Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero - IGNACIO GIL

Los vínculos de Podemos con Venezuela

Pagos de Caracas a Monedero por asesorar a Chávez y 7.000 euros mensuales a los dirigentes de CEPS

MadridActualizado:

Los pagos de Venezuela a Monedero

ABC publicó el 9 de febrero de 2015 un documento que revela cómo Juan Carlos Monedero, entonces número tres de Podemos, cobraba y repatriaba a España los sueldos que Hugo Chávez le pagaba por su asesoría.

Se trata de una «solicitud de autorización de adquisición de divisas internacionales» que el profesor universitario tuvo que cumplimentar el 24 de septiembre de 2010 para cambiar unos 250.000 bolívares por 35.000 euros y llevarlos a España.

Monedero consignó que se trataba de una «remisión de honorarios profesionales a mi país de origen, producto de las asesorías realizadas bajo la dirección del Gobierno Nacional». La solicitud cursada a Cadivi, la Comisión de Administración de Divisas, reflejaba que esa cantidad fue generada entre enero de 2009 y septiembre de 2010.

En esas mismas fechas, empresarios españoles con negocios en Venezuela tardaban varios meses en lograr la autorización del Gobierno de Hugo Chávez para enviar divisas a España, debido a las restricciones de capital.

Vida de lujo en Caracas

Los días 16 y 17 de febrero de 2015, ABC desveló cómo los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro dieron un trato preferencial a la fundación sin ánimo de lucro CEPS (Centro de Estudios Políticos y Sociales), a la que pertenece la plana mayor de Podemos -Pablo Iglesias, Luis Alegre, Carolina Bescansa, Íñigo Errejón y Alberto Montero, el profesor que le otorgó la polémica beca-.

Venezuela ha firmado convenios con CEPS que le han reportado unos 300.000 euros anuales, alrededor de cuatro millones de euros en los últimos doce años. Según los documentos publicados por este diario, un 75 por ciento de ese dinero revertía a España y el 25 por ciento restante servía para cubrir el elevado tren de vida de los asesores desplazados.

Una buena parte de ese millón de euros gastado en Venezuela se fue en alquileres en las mejores zonas de Caracas. Chávez y luego Maduro abonaban a CEPS 7.000 euros mensuales por cada asesor que enviaban a Caracas, con despacho en el Palacio Presidencial de Miraflores.