Un grupo de trabajadores de Coca-Cola en una protesta
Un grupo de trabajadores de Coca-Cola en una protesta - juan carlos soler

Menos manifestaciones en 2014: ¿El fin de la conflictividad social?

Varios indicadores apuntan a que este año habrá una bajada significativa de movilizaciones

Actualizado:

Al fin de la crisis económica le ha acompañado una bajada significativa de las protestas. Al menos eso indican los últimos datos publicados por algunos organismos como la Delegación de Gobierno de Madrid. Una tendencia a la que ya apuntaban los datos del anuario de Interior en 2013 y de algunos organismos como la CEOE.

En la capital, epicentro de las protestas y reivindicaciones nacionales, las manifestaciones han descendido un 38 por ciento en los siete primeros meses de este año, según Delegación de Gobierno. En lo que va de 2014, se contabilizaron 1.856 protestas, lo que significa 1.139 menos que entre enero y julio de 2013. No solo hay menos manifestaciones en Madrid, sino que también acuden menos personas. Según estos mismos datos, en el 80 por ciento de las convocatorias congregaron a menos de doscientas personas.

Tendencia a la baja

La Comunidad de Madrid podría ser solo la punta del iceberg de los datos que arroje el resto de España. Esta caída de las manifestaciones ya se avistaba en el informe de interior de 2013, donde el número las concentraciones cayó desde las 44.233 en 2012 hasta las 43.170 en 2013, un leve descenso del 2,5%.

En cuestión de protestas, el 2012 fue el año más convulso. Con una crisis económica que hizo dispararse el paro bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y con la llegada de Mariano Rajoy a la Moncloa en noviembre de 2011, las manifestaciones en en 2012 alcanzaron las 44.233 convocatorias comunicadas. En 2011, la cifra era casi la mitad, unas 21.297 comunicadas.

Pese a que el paro y la corrupción siguen siendo los dos problemas principales de los españoles según el CIS, la mejora de la economía y la bajada del desempleo también han precipitado la caída de los conflictos laborales. Según los datos de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), el número de huelgas bajó un 20,52 % en lo que va de 2014 respecto al año anterior, alcanzando las 550 convocatorias. El número de trabajadores que las secundan también baja. Unos 176.742 personas participaron en las huelgas en los seis primeros meses del año, el 54,38 % menos que un año antes.

Otros indicadores

La bajada del paro y la mejora de los indicadores económicos podrían ser la causa principal, pero los expertos también apuntan a otras opciones. En 2013, según los datos facilitados por el ministerio del Interior, también se dispararon las manifestaciones prohibidas. Pasaron de 294 en 2012 a 1.682 en 2013, lo que podría desincentivar las movilizaciones.

Las consecuencias de las protestas sobre el mapa político también podrían haber sido una forma de «canalizar» el descontento que hace unos meses se manifestaba en las calles. Movimientos sociales como el 15M, surgido el 15 de mayo de 2011, que parecen haber desaparecido de las calles, pueden haber tenido una respuesta política. «Se están apreciando algunos de los efectos electorales de las protestas de 2011: menor intención de voto a partidos grandes y mayor a partidos pequeños», apunta la profesora Anduiza con respecto a los resultados electorales de las últimas elecciones europeas, que supusieron un golpe para el bipartidismo. «Lo que pasa en la calle tiene consecuencias sobre lo que pasa en las urnas y esto es relativamente novedoso», zanja la socióloga.