Terrorismo

La red desmantelada envió 26 yihadistas a Al Qaida en el Sahel

Entre los enviados a Mali figuran dos españoles. Uno regresó y ha sido detenido y el otro, un exmilitar, permanece en el país africano adiestrando a «combatientes»

j. pagola - Actualizado: Guardado en: España

La red yihadista desmantelada en la madrugada de este viernes en Melilla por agentes de la Comisaría General de Información del Cuerpo y del Servicio de Información de la Guardia Civil había enviado al menos a 26 terroristas -24 marroquíes y 2 españoles-, a los grupos de Al Qaida en el Sahel, concretamente al grupo Mujao.

Con la detención de seis indiviuos en Melilla, todos de nacionalidad española, y ocho registros domiciliarios, el Ministerio del Interior da por cerrado, de momento, el operativo que ha desmantelado una red internacional dedicada a la captación y envío de yihadistas para su integración en organizaciones terroristas asentadas en Mali y Libia.

Los detenidos, todos residentes en Melilla, son: Mustafa Al Lal Mohamed (nacido el 16 de septiembre de 1971); Kamal Mohamed Driss (4 de enero de 1982); Benaissa Laghmouchi Baghdadi (16 de septiembre de 1971); Mohamed Mohamed Benali (12 de febrero de 1988); Mustafa Zizaqui Mohand (30 de mayo de 1988), y Rachid Abdel Nahet Hamed (2 de febrero de 1977). Esta operación policial ha estado dirigida y supervisada por el Juzgado Central de Instrucción número 4 y la fiscal coordinadora de terrorismo yihadista de la Audiencia Nacional.

La actividad de los yihadistas españoles

Según el Ministerio del Interior, entre los 26 yihadistas que la red había enviado -partiendo de Marruecos y de España- a zonas de conflicto se encontrarían dos individuos de nacionalidad española: Zakaria Said Mohamed y Benaissa Laghmouchi Baghdadi, uno de los detenidos.

Los investigadores han verificado que los yihadistas enviados se habrían unido a las facciones de Al Qaida en la zona del Sahel, concretamente en la organización terrorista Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental (Mujao). Así, estos «combatientes», o bien se habrían integrado plenamente como dirigentes y activistas autores materiales en atentados y ejecuciones públicas, o habrían fallecido en el transcurso de operaciones terroristas.

Un exmilitar español como adiestrador

Sería el caso del yihadista español Zakaria Said Mohamed. Este exmilitar profesional se encontraría actualmente en Mali, donde estaría realizando labores de adiestramiento operativo, en concreto sobre explosivos y manejo de armas, además de ser especialista en la colocación de artefactos explosivos. Con el fin de proceder a su detención, se están efectuando las gestiones oportunas para su localización.

El otro español, Benaissa Laghmouchi Baghdadi, regresó a nuestro país tras ser formado en un campo de entrenamiento del grupo terrorista Mujao en el desierto del norte de Mali. Es el primer yihadista español retornado de dicha zona en conflicto, y su misión era la de captar nuevos combatientes.

Importante golpe a la red de captación

La red desmantelada había establecido una importante vía de apoyo en Melilla y Nador (Marruecos), donde un grupo de individuos realizaba tareas de captación, adoctrinamiento, financiación, además de facilitar los medios necesarios para el traslado de los yihadistas a los destinos concertados. Este grupo de apoyo fue parcialmente desarticulado en Marruecos a finales del 2012, con la detención de veintinueve de sus miembros.

Entre los seis detenidos en la operación desarrollada por agentes de la Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía y del Servicio de Información de la Guardia Civil, se encuentran también los responsables y dinamizadores de las diferentes plataformas mediáticas de «Sharia4Spain», una de las ramas del «Movimiento Global Sharia4», organización radicada principalmente en Internet y que cuenta con una extensa estructura internacional en forma de franquicias nacionales en un gran número de países.

Estas franquicias nacionales cuentan con una amplia presencia en Internet, utilizando la red como herramienta para distribuir abundantes cantidades de material de signo yihadista, orientado a ejercer una manifiesta radicalización, captación y enaltecimiento de destacadas conductas terroristas.

El grupo originario del «Movimiento Global Sharia4», localizado en Reino Unido, ha sido ilegalizado y declarado Organización Terrorista en todos y cada uno de los nombres que había adoptado, decisión confirmada por el Home Office (equivalente al Ministerio del Interior).

La operación policial se considera un importante golpe contra las redes de captación y envío de yihadistas hacia organizaciones terroristas desplegadas en zonas del Sahel, algunas de las cuales son responsables de la comisión de crímenes de guerra como asesinatos de población civil o secuestros de personal extranjero dedicado a la ayuda humanitaria. Este fue el caso de los dos cooperantes españoles capturados por el grupo terrorista Mujao el 23 de octubre de 2011, que fueron liberados en Mali en julio de 2012.

Fuentes policiales subrayan que esta célula se estaba sobredimensionando e interesándose en el establecimiento de una vía de adquisición de armas y manuales de explosivos. Esta nueva variante en su dinámica operativa, habría incrementado la peligrosidad de la misma, convirtiéndose en una grave amenaza para la seguridad nacional.

Condenados en Marruecos

Por otra parte, un tribunal de Marruecos encargado de asuntos de terrorismo ha condenado a penas de hasta 20 años de prisión a 26 miembros de una célula yihadista especializada en enviar «combatientes» al Sahel, según la agencia oficial MAP. El principal acusado es Mustafá El Kadaoui, sentenciado a 20 años.

Toda la actualidad en portada

comentarios