En 2012, audiencia en La Zarzuela de Don Juan Carlos a Iñaki Azkuna, fallecido este jueves 20 de marzo - efe
adiós a un nacionalista que respetó a españa

Iñaki Azkuna, un «amigo» de la Familia Real

La lealtad del alcalde de Bilbao a la Corona dejó numerosos saltos del guión protocolario en sus encuentros con el Rey y el Príncipe

Actualizado:

"Una mayoría hemos creído que la Corona era un elemento de equilibrio en el delicado arte de la política (…) A Su Alteza le corresponderá ser un Príncipe del siglo XXI”. Quien pronunció estas palabras fue Iñaki Azkuna, un político nacionalista que supo estar a la altura de su papel institucional y, desde la lealtad debida, se conjuró por sumar y no dividir para obrar siempre en beneficio de los ciudadanos, más allá de las siglas partidistas. Esas dos frases rescatadas de la hemeroteca fueron pronunciadas el 29 de mayo de 2012, en presencia de Don Felipe, que acudía a Bilbao días después de la sonora pitada al Himno nacional que protagonizaron aficionados vascos del Athletic y catalanes del Barcelona en la final de la Copa del Rey de ese año en el madrileño estadio del Vicente Calderón.

En un teatro Arriaga repleto con motivo de la entrega de premios de la Fundación Novia Salcedo, el alcalde Azkuna volvió a salirse de las directrices del PNV, su partido, y mostró su apoyo y cercanía al Príncipe. A Don Felipe le agradeció públicamente que le hubiera llamado por teléfono –“una llamada de amistad y cariño”, dijo- para interesarse por su salud, tras haber cancelado el regidor bilbaíno su presencia en el palco a última hora y por motivos de salud. Azkuna, como solía ser habitual en él, se saltó el protocolo para animar al Príncipe a “seguir como hasta ahora”, próximo a la sociedad.

En el «txoko» con Don Felipe

Los Reyes y los Príncipes enviaron anoche sendos telegramas de pésame a la familia del alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, quien ha fallecido este jueves en su casa a los 71 años tras una década de lucha contra el cáncer. Azkuna mantuvo siempre una relación de “amistad” con don Juan Carlos, quien le recibió en audiencia en la Zarzuela en agosto de 2012, en otra imagen para la historia, ya que el Rey no suele recibir a alcaldes. Su relación también fue estrecha con su hijo, Don Felipe, a quien acompañó junto a la Princesa de Asturias en varias comidas durante sus visitas a Bilbao. Concretamente, fueron dos veces al restaurante La Viña.

Aún más inusual fue la comida que mantuvo Don Felipe en un “txoko” bilbaíno, un encuentro impulsado desde el Gobierno vasco de Patxi López, en el que tomó parte Iñaki Azkuna, sentado a la derecha del Príncipe, con el lendakari entonces a su izquierda. Fue justo antes de dar entrega a los Premios Novia Salcedo, aquel recordado 29 de mayo. También el diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, un notorio “opositor” a la Monarquía y España en general. El alcalde, muy animado, incluso cantó al final del almuerzo.

La visita del Rey a su casa

En su último viaje a Bilbao, el pasado 2 de marzo, el Rey se trasladó hasta el domicilio del primer edil para interesarse por su estado de salud, muy delicado. Fue la despedida a un leal “amigo”, pese a las reticencias del nacionalismo más combativo. La Casa del Rey enmarcó esa visita como un “gesto personal de cariño y cercanía” de don Juan Carlos con Azkuna. Al día siguiente, durante la inauguración del importante Foro Global España, que reunió a las principales personalidades del mundo económico en el Guggenheim, el alcalde llamó por teléfono al Rey, quien se encontraba aún en el hall del museo, para agradecerle su apoyo y su presencia en Bilbao.

El alcalde Azkuna convirtió de hecho la capital vizcaína en un destino más que agradecido a la visita de los miembros de la Familia Real. En junio, el primer edil del PNV reapareció en público visiblemente debilitado tras una intervención quirúrgica y una estancia hospitalaria prolongada. Aún en silla de ruedas, no quiso perderse el Foro Mundial de Alcaldes, organizado en la Alhóndiga, y que fue inaugurado por el Príncipe. Don Felipe se sumó al “orgullo” colectivo de los ciudadanos “bilbaínos, y no solo sus votantes”, después de que Azkuna fuera nombrado “mejor alcalde del mundo” por un comité internacional.

Saltándose el estricto protocolo, Don Felipe le trasladó palabras de cariño. Se refirió a quienes “vienen a Bilbao con admiración hacia la ciudad, y con gran respeto, consideración y afecto hacia alcalde –dijo-. Entre estos últimos, sabe bien, se encuentra quien le habla. Y además le honra con su amistad”, añadió el Príncipe.