Los sindicatos ingresaron 7,6 millones de los ERE sin realizar trabajo alguno
Los líderes sindicales de CC.OO. y UGT - Jaime garcía
caso de los ere

Los sindicatos ingresaron 7,6 millones de los ERE sin realizar trabajo alguno

La Guardia Civil cuestiona los pagos de las mediadoras por «asesoramiento»

Actualizado:

La información que manejaban los sindicatos sobre las empresas con problemas económicos resultaba de gran valor comercial para los intermediarios que gestionaban las pólizas de prejubilación pagadas por la Junta de Andalucía. A cambio, hicieron caja con las comisiones de los ERE fraudulentos, la mayoría de las veces sin prestar asesoramiento alguno. La misión de las organizaciones sindicales y el entramado de agencias de seguros vinculadas a ellas se limitaba a «la captación de negocio y facilitar el proceso negociador al objeto de formalizar de manera efectiva las pólizas», según concluye la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil en un atestado de 1.221 páginas que forma parte del sumario del caso de los falsos ERE.

Las sociedades mercantiles vinculadas a UGT y CC.OO. (Grupo Atlantis, Temiqui SA, ITG y FQT Asesores) y varias federaciones sindicales cobraron hasta 7,64 millones de euros procedentes de las abultadas «sobrecomisiones» que obtuvieron las consultoras Uniter (3,25 millones) y Vitalia (4,29 millones), así como el despacho de abogados Estudios Jurídicos Villasís (104.400 euros). El concepto por el que se facturaban los supuestos servicios realizados por los sindicatos (recogida de datos o cálculos actuariales) es el de «asesoramiento».

Pero los agentes hacen constar en su informe «una duda muy razonable» de que la toma de datos «sea real», ya que, según atestigua Consuelo Sepúlveda, empleada de Vitalia en Sevilla, este trabajo lo realizaba la propia consultora. «Los motivos que aducen sobre los gastos no parecen conrresponderse con la realidad», puesto que facturan ingresos de Uniter, por ejemplo, cuando ya se están pagando las rentas subvencionadas por la Junta, según el atestado.

Las sospechas se apoyan en numerosos testimonios. Sonia López Hoyo, trabajadora de Vitalia en Madrid, declaró a los agentes que los sindicatos «habían traído bastante trabajo porque se enteraban de empresas que tenían problemas». Pero la descripción más gráfica de su función la hizo, por ejemplo, Antonio Parrilla, responsable de la oficina que montó Uniter para tramitar las prejubilaciones de extrabajadores de empresas mineras de la Faja Pirítica de Huelva: «Los sindicatos nunca realizaron trabajo alguno en la oficina del Valverde, ni facilitaban datos ni colaboraban en ninguna de las funciones», concluye.