El secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal, en el Congreso de los Diputados
El secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal, en el Congreso de los Diputados - EFE

Las regiones no devolverán recursos al Estado pese a que Hacienda infló los ingresos de 2016

La gran desviación de los Presupuestos se dio en el Impuesto de Sociedades y en cotizaciones sociales, que solo afectan al Estado

Los fondos del sistema, además, provocarán que las comunidades reciban más dinero en la liquidación de 2018

MadridActualizado:

Las comunidades autónomas no deberán devolver recursos al Estado, pese a que el Gobierno sobrestimó los ingresos en los Presupuestos de 2016. La recaudación tributaria del año pasado fue 7.200 millones inferior a lo que el Ejecutivo presupuestó en un principio, lo que provocó que el Estado repartiera más recursos a comunidades y entidades locales en los impuestos cedidos en 2016. Sin embargo, las figuras donde se produjeron las mayores desviaciones en las cuentas de 2016 fueron el Impuesto de Sociedades y las cotizaciones sociales, que solo afectan al Estado. Por ello, cuando el Gobierno liquide las diferencias el próximo año con las comunidades, estas no deberán devolver financiación al Estado, según cálculos realizados por ABC confirmados por fuentes de Hacienda y expertos consultados.

No solo eso: a las regiones les saldrá a recibir más dinero del Estado en la liquidación de 2018 por el funcionamiento del sistema de financiación. Las comunidades recaudan el 50% del IRPF y del IVA y el 58% de Impuestos Especiales. Los porcentajes restantes los ingresa el Estado. Cada año el Gobierno reparte una estimación de los ingresos de estas figuras, cuyas diferencias liquida dos años después con las regiones, junto a varios fondos del propio sistema de financiación. Así, en los primeros años de crisis que pillaron por sorpresa al Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, las comunidades tuvieron que devolver recursos. Así ocurrió en 2008 y 2009, cuando las regiones tuvieron que reembolsar casi 26.000 millones. Posteriormente, cuando comenzó la recuperación con Rajoy, ocurrió lo contrario: el Estado ingresó más de lo previsto y tuvo que repartir los ingresos entre las comunidades a dos años vista.

El secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, Alberto Nadal, reconoció ayer en el Congreso de los Diputados que la previsión de ingresos fue «excesivamente alta» en 2016. «Si nos equivocamos porque hemos sobrepresupuestado de más, los grandes beneficiarios son las comunidades autónomas y las corporaciones locales. O una crítica o la otra. Las dos a la vez no caben», reprochó a la oposición, que le echó en cara los errores de las cuentas y falta de financiación a las regiones. Nadal matizó a la salida de su comparecencia que las liquidaciones se deberán calcular según los baremos del propio sistema, que además se reformará este año, por lo que era pronto para adelantar acontecimientos.

Las desviaciones en los impuestos cedidos en 2016 tendrían que haber sido de mayor calado para que las comunidades tuvieran una liquidación negativa, como ocurrió en los primeros años de crisis. En el Impuesto de la Renta los Presupuestos de 2016 preveían ingresar 3.000 millones más de los que finalmente se recabaron –72.416 millones en contabilidad nacional–, por el mayor impacto de la reforma fiscal; el IVA recaudó más de lo estimado –182 millones hasta 62.845– y los Especiales apenas variaron frente a lo pronosticado –ingresaron 187 millones menos, 19.866 millones–. Estas desviaciones después deben ser recalculadas por el Ministerio de Hacienda para determinar qué parte pertenecen al Estado y a las comunidades, por lo que no corresponden de forma lineal a los porcentajes de reparto.

Así, pese a que los Presupuestos de 2016 estimaron más ingresos, la mayor parte de la desviación fue en Sociedades –que recaudó 3.190 millones menos de lo previsto, 21.678 millones, pese a que el Gobierno subió impuestos a finales de año– y en cotizaciones sociales13.600 millones de desviación negativa entre lo que proyectaron las cuentas y lo que finalmente se recaudó, –. Por ello, la mayor parte de la desviación en las cuentas no afectó a los tributos cedidos a las comunidades.

Fondos de convergencia autonómicos

Junto a ello, en la liquidación entran varios fondos de nivelación del sistema de financiación. Por ejemplo, en los Presupuestos de 2017, el Gobierno estima 7.424 millones de liquidación positiva para las comunidades por el sistema de 2015. De este importe solo un tercio corresponde a los ingresos por impuestos, unos 2.510 millones, mientras que el resto provienen de fondos de nivelación vertical para las comunidades que les insuflarán 4.913 millones. Estos fondos de convergencia (los llamados de coordinación y competitividad) distribuyen recursos a las autonomías con menor renta per cápita y para las que tienen una dinámica poblacional negativa y se nutren de recursos del Estado.

Reparto de la liquidación a las comunidades en el proyecto de Presupuestos de 2017
Reparto de la liquidación a las comunidades en el proyecto de Presupuestos de 2017

Como fuere, el propio sistema de financiación se reformará este año, y expertos reunidos por Gobierno y comunidades ya se han congregado para empezar a explorar los cambios en lo que será una reforma intrincada.

Los Presupuestos de 2016 han recibido numerosas críticas por recaudar mucho menos de lo presupuestado y pronosticar un déficit del 2,8% del PIB en 2016 que acabó en el 4,6%. La propia Autoridad Fiscal cree que las cuentas inflaron los ingresos en 28.000 millones,. El Ejecutivo tuvo que elevar los pagos anticipados en Sociedades en octubre para cuadrar el déficit, además de adelantar el cierre presupuestario y aprobar recortes al gasto. Así, la diferencia de 7.200 millones de menor recaudación frente a lo presupuestado se compensó con 7.720 millones menos de ejecución de gasto.