Emprendimiento, el camino para reinventarse a partir de los 50

Casi el 40% de los parados seniors busca trabajo desde hace más de cuatro años

MADRIDActualizado:

Arriesgan, tienen más paciencia, más experiencia, una agenda de contactos bien armada y también grandes dosis de prudencia para tomar decisiones. Cualidades muy útiles cuando se decide emprender, uno de los pocos caminos que les queda a muchas personas que son expulsadas del mercado laboral a partir de los 50 años (incluso ya a los 45), y cuentan con muy pocas oportunidades de volver. En caso de despido, a esa edad el futuro se presenta muy poco esperanzador en el ámbito profesional. De hecho, el 39,2% de los parados mayores de 50 lleva buscando empleo más de cuatro años, y el 72% desde hace un año o más, frente al 10,6% y 42,8% respectivamente de la población joven.

La vulnerabilidad del colectivo más veterano es elevadísima, como advierte un reciente estudio de la Fundación BBVA y del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie), de donde provienen los datos. Representan el 25% de los parados, cerca de un millón de personas. La mayor parte, además, tiene cargas familiares. En el documento reza: «La mejora económica, y en particular el crecimiento del empleo, está dejando de lado a un colectivo muy importante de la población, con una situación laboral muy difícil de revertir».

«Los despiden para evitarse sueldos más altos»

Si bien el paro les afecta en menor porcentaje que a los jóvenes, cuando lo hace están condenados y tienen serias dificultades de salir de la situación de desempleo. Sirva solo un dato para justificar esta aseveración: el 57,2% de los jóvenes entre 16 y 29 años encuentra empleo durante el primer año. Sin embargo, tan solo el 27,9% de los mayores de 50 años logra salir del desempleo en ese tiempo.

«Es un genocidio laboral, una discriminación por edad», protesta Luis Capella, presidente de la Asociación Empleo Senior. La veteranía ya no es un grado, cuenta. «Despiden a los seniors para evitarse sueldos más altos que los que pueden pagar hoy a personas con menos experiencia. Dicen que los veteranos quieren ganar mucho, cuando muchos están dispuestos a ser mileuristas con tal de trabajar. O dicen que están sobrecapacitados. Y lo que ocurre es que muchos tienen miedo a la experiencia de estas personas y su capacidad que sobrepasa a algunos jefes menos capacitados», afirma. Otras veces la empresa considera que no podrán adaptarse a las nuevas tecnologías y todos los cambios que generan.

Hay salida. Como emprendedores pueden continuar una segunda vida profesional, aunque «no es una iniciativa fácil», reconoce Carlos Molina, fundador y CEO de 50pro (www.50pro.es), una empresa que entrena, asesora y apoya a emprendedores y profesionales de más de 50. «El emprendimiento es un asunto serio —afirma—. Hay que delimitar las cualidades del emprendedor para elegir un emprendimiento que le guste y que valga para ese caso concreto. Así habrá más posibilidades de éxito».

«Los emprendedores mayores tienen una tasa de éxito mayor, dada su experiencia y prudencia»

Los que aportan los seniors

Emprender no tiene edad. «El emprendedor no nace sino que se hace. Cualquier persona puede emprender después de un proceso de entrenamiento», sostiene Molina. El secreto: «Incorporar algo distinto de lo que ya existe en el mercado, hay que ser original no copiar un servicio», dice. Y aunque no existe garantía de triunfar, este experto afirma que los seniors «tienen una tasa de éxito importante y mayor que los jóvenes, dada su experiencia, prudencia en la toma de decisiones, entrenamiento y seguridad».

«Los emprendedores mayores están dispuestos al riesgo en mayor medida que los jóvenes, pero conocen menos las oportunidades de un mercado que es muy cambiante y acelerado, están menos en contacto con las dinámicas y los procesos de emprendimiento, pero lo compensan porque tiene menos dependencia», dice Federico Gutiérrez-Solana, presidente de la Red GEM España, un observatorio internacional que analiza el fenómeno emprendedor a nivel mundial.

Una fórmula que tiene éxito y se debería estimular, como defiende estos expertos, es poner en contacto a mayores con amplia experiencia en un sector determinado y jóvenes que conocen las oportunidades del mercado y el entorno digital. «La inmediatez y el dinamismo con el conocimiento a largo plazo más sosegado y reposado», explica Gutiérrez-Solana.

Pero lo más importante es reinventarse y cambiar el chip. No se trata de crear imperios ni grandes compañías, «sino poder generar ingresos y lograr subsistir, demostrar y demostrarse que a los 50 todavía una persona es útil. Eso es una ventaja psicológica que mejora la autoestima y da fuerzas para lograr objetivos», defiende Luis Capella.