El ministro de Economía, Luis de Guindos
El ministro de Economía, Luis de Guindos - ernesto agudo

La caída del crudo y del euro disparan las expectativas de crecimiento de España

Actualizado:

La caída del crudo y la depreciación del euro a un ritmo mucho más acelerado de lo que se auguraba hace solo unos meses suponen un importante impulso para la reactivación de la economía española, que en palabras del ministro del ramo, Luis de Guindos, «avanza ya a velocidad de crucero».

Día tras día los analistas van mejorando sus previsiones sobre el avance del PIB español que los más optimistas fijan ya en el 2,7%. Este es el caso del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB), uno de los principales centros de formación financiera en nuestro país, que ayer mismo hizo público un informe en el que estima que el PIB avanzará un 2,7% en este ejercicio, en un escenario en el que el precio medio del petróleo se sitúe en el entorno de los 60 dólares por barril.

Miguel Ángel Bernal, coordinador del departamento de investigación del IEB, apunta que el crecimiento podría llegar incluso al 3% si no fuera por las tensiones geopolíticas que pueden lastrar el crecimiento económico mundial. El IEB basa estas previsiones, muy superiores al 2% que fijan los Presupuestos del Estado para 2015, en «la fortaleza de la demanda interna y en la ligera recuperación de la pública, mientras que continuará el avance de la inversión». En este escenario, la tasa de paro bajaría al entorno del 21% el próximo año.

Junto al descenso del petróleo y la consecuente caída de los precios de los combustibles, que deja más renta disponible en manos de los consumidores, Bernal destaca la reforma del IRPF y la caída del Euribor también como motores del crecimiento.

Asimismo, Luis Feito, presidente del Instituto de Estudios Económicos (IEE) y de la comisión de Economía y Política Financiera de la CEOE, considera que la economía puede crecer entre el 2,5% y el 2,7% este año. «No soy optimista, asegura a ABC, soy realista».

Feito considera que todos los datos que vamos conociendo en estos últimos tres meses apuntan a un crecimiento de la economía española mucho mayor de lo que se preveía a mediados del año pasado. Explica Feito que la previsión que el Gobierno ha incluido en los Presupuestos para este ejercicio, que habla de un avance del PIB del 2%, se va a quedar muy corta. La política de este Ejecutivo es que la realidad supere siempre sus previsiones, y hasta ahora ha ocurrido así, apunta el presidente del IEE, que justifica de este modo sus discrepancias con las estimaciones del Ejecutivo.

En cuanto a los organismos internacionales, que son los que tienen unas previsiones más bajas para nuestro país -tanto la OCDE, como el FMI y la Comisión Europea hablan de un avance de la economía del 1,7% este año-, Feito apunta que siempre fijan unas estimaciones más moderadas para presionar a los gobiernos. «Estos informes siempre incluyen la coletilla de que si se hacen la reformas que ellos recomiendan se puede crecer más», apunta. En todo caso, el FMI presentará la próxima semana sus nuevas previsiones y lo más probable es que las eleve como están haciendo todos los organismos.

Feito es especialmente optimista sobre el empleo. Cree que en 2015 el número de afiliados a la Seguridad Social se incrementará en más de 500.000.

Consenso de analistas

Más moderadas son las previsiones del consenso de analistas que realiza la Fundación de las cajas cada dos meses, y que han mejorado una décima en desde el pasado mes de noviembre, y dos desde julio. Si hace medio año preveían que España crecería un 1,9% en 2015, ahora apuntan al 2,1%, aunque es precisamente la Fundación de las cajas, Funcas, la que tiene unas estimaciones más altas para el avance del PIB: el 2,4%.

También los indicadores adelantandos que maneja el Ministerio de Economía apuntan a esa aceleración de la recuperación económica. Así, el Indicador Sintético de Actividad (ISI), que sirve para predecir el comportamiento del PIB, habría avanzado dos puntos en 2014, respecto a 2013, al cerrar con una tasa anual del 2,2%; un 2,4% en el último trimestre. Estas cifras reflejan, además, que la actividad del sector de la construcción entraría en positivo por primera vez desde 2007.