Tres años de experiencia, angloparlante, 33 años e ingeniero: el perfil del empleado más cotizado

Actualizado:

Tras siete años a la baja, por primera vez la oferta de empleo en España aumentó de un año para otro. Con respecto a la demanda del mercado laboral el pasado 2012, en 2013 subió un 4,3%. Si componemos el retrato del empleado perfecto, según lo que valoran las ofertas de trabajo, tendría unos 33 años, con tres años de experiencia, hablaría inglés y sería ingeniero.

Idiomas

Hablar más de un idioma sigue siendo un requisito casi imprescindible para conseguir un puesto de trabajo en nuestro país. El inglés sigue manteniendo su posición dominante: un 88,88% de las ofertas, es decir, casi 9 de cada 10, valora significativamente el inglés. Pese a ser el idioma de nuestros vecinos directos, el francés pierde el segundo puesto y el alemán pasa a ser el segundo idioma más valorado por los empleadores.

¿Qué estudiar?

Los ingenieros siguen copando la gran mayoría de las ofertas de empleo: un 42,08%. Una cifra que contrasta con el 4,70% que sostiene el área de humanidades. No obstante, la carrera más rentable para estudiar sigue siendo la de Administración y Dirección de Empresas. A nivel de titulos universitarios más demandados, este último es la carrera que ocupa el primer puesto pero pronto da paso a las distintas ramas de la ingeniería: en segundo puesto piden a ingenieros técnicos industriales, seguidos por ingenieros industriales, e ingenieros informáticos.

La experiencia como plus... o no

La experiencia tiene su peso a la hora de encontrar empleo. Entre tres y cinco años de paso por anteriores puestos recoge el 25% de las ofertas de empleo. Y frente a la importancia de tener cierto bagage laboral, los anuncios para empleados que no tengan experiencia también suponen el 28%.

Mayor, pero no tanto

La treintena es la franja de edad estrella para ser un trabajador en busca de empleo. Concretamente, los aspirantes entre 31 y 35 años de edad son los más solicitados en las ofertas de trabajo. Les siguen los de 26 a 30 años con un 25,15%. Más difícil lo tienen los que se encuentran a los dos polos de edad. Solo el 7,71% de los puestos piden a jóvenes de 20 a 25 años. Una cifra aún más baja