Por qué no son oportunas las medidas que el FMI exige a España

Actualizado:

El Fondo Monetario Internacional publicaba el pasado martes su informe de conclusiones sobre la economía española, donde felicitaba al Gobierno y a los ciudadanos por los avances conseguidos, pero instaba a seguir aplicando reformas. Las propuestas de la institución internacional dirigida por Christine Lagarde son cuando menos polémicas dado los sacrificios que se han visto obligados a realizar los españoles durante los últimos años. Moderación salarial, eliminación progresiva del tipo reducido del IVA e incluso la limitación de los dividendos por las acciones de la banca.

El propio ministro de Economía, Luis de Guindos, se manifestaba este miércoles en contra de algunas de estas «recetas» al asegurar que «no hay que seguir al pie de la letra los consejos del FMI». En este sentido, De Guindos recordaba que ya el año pasado el Gobierno rechazó la propuesta de una rebaja salarial del 10% en España. En cuanto al IVA, el titular apuntaba que no se modificará salvo exigencias de las leyes europeas.

Desde la CEOE, su presidente, Juan Rosell, indicaba que desde el FMI no se conocen bien los entresijos del país y que ahora no es el momento de aplicar estas reformas en España.

Por su parte, UGT acusó al organismo internacional de querer «cargar el peso de la crisis sobre los trabajadores». UGT subrayaba la necesidad de crear empleo de calidad y de subir los salarios para impulsar la demanda interna.

A continuación, analizamos la viabilidad de las medidas una a una:

Moderación salarial

El PIB creció un 0,4% en el primer trimestre de este año gracias a la demanda nacional, tal y como ha confirmado el INE. El gasto en consumo final de los hogares supuso un 1,6% frente al 0,7% del último trimestre de 2013. Una rebaja de salarios podría conllevar una vuelta a las tasas negativas de aportación al PIB de los hogares.

Eliminar el IVA reducido

El Gobierno ya ha repetido en varias ocasiones que no volverá a modificar el IVA salvo exigencias de la normativa comunitaria. En 2012 ya subió el porcentaje que se aplica a los tipos y reclasificó algunos productos. Aunque modificar el IVA aumentaría los ingresos de las arcas públicas, también conllevaría una reducción del consumo por parte de las familias con el consiguiente deterioro de la economía.

Los expertos que redactaron el informe de la reforma fiscal sí están en línea con los analistas del FMI y creen necesaria una rebaja del IRPF y de Sociedades compensada con una subida del IVA. Sin embargo, el ministro de Hacienda también lo rechazó en su momento. «Ya lo hemos subido, ya hemos hecho un esfuerzo como sociedad y lo hicimos en un momento dramático de nuestra economía», afirmó Montoro tras conocer en marzo la opinión de los expertos.

Imposición del contrato único

Desde el organismo dirigido por Lagarde abogan por la imposición de un contrato único a medias entre el indenifido actual y el temporal. Una propuesta que ya han realizado para España tanto los economistas de Fedea como la OCDE. Pese a que este contrato podría ayudar a acabar con la dualidad todavía presente en el mercado laboral español, su aplicación no es legal, tal y como ha apuntado en alguna intervención la ministra de Empleo, Fátima Báñez. En el derecho español hay sentencias del Tribunal Constitucional que establecen la obligatoriedad de que haya haya indemnizaciones diferentes en función de las causas del despido.

Quitas a las empresas

El FMI insta a que se realicen quitas a las empresas con problemas, pero que a pesar de ello siguen siendo viables. Una propuesta que ya había puesto en marcha el Ejecutivo antes de que lo pidiera el FMI. El Gobierno trabaja desde hace meses en la elaboración de una normativa que permita reducir el número de concursos de acreedores. La ley que prepara el Gobierno suavizará los requisitos para refinanciar las deudas con quitas en los préstamos y la conversión de deuda en capital.

Reducir los dividendos bancarios

Desde el FMI proponen que los bancos limiten los dividendos por acciones y los bonus de los directivos para ampliar capital. El Banco de España respalda esta petición pues ya solicitó a los bancos el pasado febrero que los dividendos no superaran el 25% del beneficio.