Correos invertirá 500 millones de euros en cinco años para ser más competitiva
El presidente de Correos, Javier Cuesta, explicó ayer los planes de futuro del grupo - EFE

Correos invertirá 500 millones de euros en cinco años para ser más competitiva

Diversificar sus servicios, el desarrollo de las comunicaciones digitales y el salto a los mercados foráneos, grandes apuestas de la compañía

Actualizado:

Invertir 500 millones de euros en un horizonte a 1.500 días para renovarse, afrontar la evolución del mercado de las comunicaciones y así «seguir liderando» este sector en 2020. Ese es el ambicioso objetivo de Correos, y para ello ha planteado un plan estratégico, denominado 100-300-1.500, que incluye acciones a 100 días, otras a medio plazo, a 300 días, y una última fase, a 1.500 días, que transforme la empresa para «encarar un futuro a más largo plazo», según explicó a Efe el presidente de la compañía, Javier Cuesta. Con este proyecto, se confía en que la empresa vuelva a los beneficios en el 2013 y 2014, tras el «equilibrio económico» con el que se espera cerrar 2012.

Entre las medidas que se desarrollarán a 100 días, Cuesta destaca el inicio de unas campañas en Facebook y Google para dar a conocer los productos y servicios de la empresa y renovar la web para «potenciar» su canal online, mejorar la navegación y hacer más accesible la consulta sobre la situación de los envíos. Además, ha destacado que el Servicio de Notificaciones Electrónicas estará en las próximas semanas disponible a través de los dispositivos móviles, como ya ocurre con los ordenadores con conexión fija a internet, lo que «facilitará el trabajo a las empresas y a los ciudadanos».

Respecto a las acciones incluidas a 300 días, se encuentran la creación de una Tarjeta de Fidelización, la recogida de paquetería a domicilio, un portal de internet para que las pymes puedan situar sus tiendas online en una plataforma creada por Correos y un servicio de gestión documental para empresas. Otra de las acciones a corto plazo que se realizarán es la de «tipificar» las distintas oficinas de Correos, según su extensión y su localización. Así, Cuesta ha añadido, se podrá determinar «qué tipo de productos y servicios podemos ofrecer a los 300.000 ciudadanos que las visitan cada día», haciendo hincapié en los servicios de relación con las administraciones públicas.

Cuesta ha recordado que la Agenda Digital «casi obligará a que los ciudadanos y las empresas se comuniquen con la administración mucho más de forma digital» por lo que espera firmar un acuerdo con el Ministerio de Hacienda para que sus oficinas se conviertan «en un punto de acceso con la administración». Entre estas novedades, ha apuntado la posibilidad de que el cartero dé «unos servicios adicionales a la entrega de cartas o certificados» como podría ser «servicios que aprovechen su proximidad en entornos de baja población». Se trataría de «asistencia a ancianos o a personas con baja movilidad para visitarles o comprobar el funcionamiento de dispositivos de asistencia».

Salto al exterior

Entre las nuevas vías de negocio, además de la diversificación del área de paquetería y el desarrollo de las comunicaciones digitales, se encuentra una mayor presencia de Correos en el exterior. En especial, en la «potenciación» del mercado ibérico como «un mercado único» y así ofertar a las empresas españolas con presencia en Portugal, y viceversa, los mismos productos para todo el territorio.

Portugal, el mercado de Iberoamérica y también China, en el punto de mira de CorreosTambién se quiere llegar a un acuerdo con algún operador internacional europeo y «encarar» el mercado Iberoamericano para aprovechar el incremento de transporte de paquetería «sobre todo con Brasil, Colombia y México».

Respecto a la financiación, valorada en 500 millones de euros, Cuesta ha precisado que «la inversión está asegurada, con el dinero que hay en caja, con la partida incluida en los Presupuestos del Estado y con el que nos corresponde por los costes del servicio postal universal».

De ese total, unos 220 millones se destinarán a inversión en tecnologías de sistemas; más de 100 en renovar y mantener oficinas y centros de tratamiento postal; 25 millones de euros para mejoras en la reducción de costes energéticos y mejoras ambientales y el resto en renovar la flota.

No habrá ERE

El presidente de Correos también ha dejado claro que no se producirá un Expediente de Regulación de Empleo «ni ninguna reducción drástica», ya que con este plan lo que se pretende es «crear actividad que necesite puestos de trabajo».