Cultura

Aparecen restos de una mezquita en la judería de Toledo

Los trabajos de restauración de una panadería junto a la iglesia de Santo Tomé descubrieron la existencia de un arco de herradura y otro polilobulado en la estructura del local

El local comercial está situado en la calle Santo Tomé 15, en Toledo
El local comercial está situado en la calle Santo Tomé 15, en Toledo - ABC

Los trabajos para restaurar un local comercial ubicado en plena judería de Toledo, en el casco histórico de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad, han deparado el hallazgo de unos restos arqueológicos que pueden corresponder a una pequeña mezquita que, con probabilidad, data del siglo XI.

El concejal de Urbanismo en el Ayuntamiento de Toledo, Teo García, y el arqueólogo Antonio Gómez Laguna han relatado el hallazgo en rueda de prensa donde han informado de que el local comercial es una panadería de 13 metros cuadrados, está situado en la calle Santo Tomé 15, anexo a la iglesia de Santo Tomé -en la que se halla el cuadro de «El entierro del Conde de Orgaz», de El Greco-.

Se hizo una cata en la que se descubrió la existencia de dos arcos, uno de herradura y uno polilobulado. Según la configuración de los arcos localizados, se trataría de un edificio de planta cuadrada o trapezoidal, similar en dimensiones a las mezquitas de Cristo de la Luz o Tornerías, también en el casco histórico de Toledo.

El arqueólogo ha detallado cómo se han desarrollado las obras y ha indicado que, en primer lugar, se hizo una roza en la trasera de la panadería, donde apareció el primer arco polilobulado y después se realizó una segunda roza, que ha permitido encontrar un segundo arco aparentemente de herradura. Debido a estos hallazgos, se plantearon que lo que ocultaba la trasera de la panadería fuera «algo importante».

Gómez ha subrayado que han hecho una fotometría 3D para colocar los arcos, medir el muro y estudiar hacia donde está orientado. Así, han comprobado que se trata de una estructura adosada a la iglesia de Santo Tomé, de forma que cuando se construyó este templo cristiano, se respetó el edificio medieval que puede ser una mezquita.

Fotometría

En este sentido, el arqueólogo ha manifestado que con la fotometría no se puede confirmar que se «trate de una mezquita porque los arqueólogos necesitan meter la piqueta y abrir», pero por lo menos pueden «clarificar y avanzar».

También ha explicado que la posible mezquita no se puede descubrir porque se destruiría el chapado que soporta el forjado de la tienda y, si lo quitaran para descubrir los arcos, tendrían que desmantelar el local, lo que conllevaría una obra mayor. Además ha asegurado que el posible hallazgo de una mezquita en el corazón de la judería no es extraño, porque no era un barrio habitado solamente por judíos y, además, se trata de un oratorio pequeño.

Toda la actualidad en portada

comentarios