El contacto extraterrestre podría ser distinto de lo que creemos
El contacto extraterrestre podría ser distinto de lo que creemos - Archivo

¿Primer contacto extraterrestre en menos de veinte años?

Seth Shostak, astrónomo del SETI, asegura que estamos ya a punto de encontrar vida microbiana en nuestro propio Sistema Solar, «criaturas del mismo tipo de las que encontraríamos en los rincones de nuestra bañera»

MadridActualizado:

"Me apuesto con cualquiera una taza de café a que encontraremos vida inteligente durante los próximos 20 años". Así de convencido se ha mostrado Seth Shostak, astrónomo senior del programa SETI, en una entrevista concedida hace apenas unos días a Futurism.

El Instituto para la Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre lleva ya varias décadas explorando el espacio en busca de señales que revelen la presencia de civilizaciones lejanas y nos ayuden a confirmar que, de hecho, hay vida "ahí fuera".

El astrónomo reconoce que por ahora la Ciencia tiene muy poco que decir al respecto, por el simple hecho de que "aún no hemos encontrado nada". Pero considera que lo que hemos aprendido sobre el Universo durante las dos últimas décadas no es poco. Por ejemplo, comprobar que existe una gran cantidad de lugares más allá de nuestro Sistema Solar que reúnen las condiciones necesarias para albergar vida ha supuesto una gran sorpresa para todos. Y eso teniendo en cuenta que, por ahora, no hemos hecho más que arañar la superficie, con apenas unos pocos miles de planetas descubiertos, poca cosa en comparación con los miles de millones de ellos que aún quedan por descubrir.

Mil años para una respuesta

Para este científico, estamos ya a punto de encontrar vida microbiana en nuestro propio Sistema Solar, "criaturas del mismo tipo de las que encontraríamos en los rincones de nuestra bañera. Eso es algo que ocurrirá pronto, creo que en el transcurso de nuestras vidas".

Pero eso será solo el principio. De hecho, Shostak confía en que muy pronto, durante las próximas dos décadas, lograremos además establecer contacto con formas de vida inteligente. Aunque, precisa, "establecer contacto podría no ser lo que todo el mundo imagina".

"Supongamos -prosigue el científico- que ellos están a 500 años luz de distancia. Si así fuera, escucharíamos una señal que tiene 500 años de antigüedad". Y si nosotros contestáramos, nuestra propia señal tardaría otros 500 años en llegar hasta ellos. "Es decir, que pasarían mil años antes de que volviéramos a saber algo de ellos, si es que alguna vez se recibe una respuesta".

Por supuesto, las supuestas civilizaciones alienígenas podrían estar mucho más lejos, a miles, millones o incluso miles de millones de años luz de distancia, por lo que una comunicación fluida sería del todo imposible. "Por lo tanto -concluye Shostak- no sería exactamente un contacto, aunque por lo menos sabríamos que están allí".

Otros expertos del SETI creen que lo más probable es que, en algún momento, logremos captar una transmisión. Un mensaje no necesariamente dirigido a nosotros, pero que nos regalaría una valiosísima información sobre la civilización que lo emitió. Sería como encontrar un antiguo manuscrito de una civilización desaparecida hace mucho tiempo. Aprenderíamos muchas cosas sobre esa civilización, a pesar de que dejó de existir hace cientos, o miles de años.

Como ya dijo el astrofísico y divulgador Carl Sagan, "en el sentido más profundo, la búsqueda de inteligencia extraterrestre es una búsqueda de nosotros mismos".