Almunia (1985) y Caldera (2008) cambiaron la normativa para maquillar el número de desempleados
Domingo , 04-04-10
Los servicios públicos de empleo (antiguo INEM) desvelarán el próximo martes el número de parados registrados en esas oficinas en marzo. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, dará por bueno cualquier incremento del paro que sea inferior a los 123.543 registrados en igual mes del año pasado.
En cualquier caso, la cifra seguirá por encima de los cuatro millones. Sin embargo, el número real de desempleados en nuestro país supera los 4,5 millones, ya que casi 500.000 parados «desaparecen» todos los meses de las listas oficiales que confeccionan las comunidades autónomas y hace públicas el Ministerio de Trabajo.
Ese medio millón de personas «ocultas» responde a alguna de las doce situaciones previstas en una orden ministerial aprobada hace ya 25 años (11 de marzo de 1985) por el entonces ministro de Trabajo socialista, Joaquín Almunia, y actual comisario de Competencia y vicepresidente de la Comisión Europea.
En vísperas electorales
A esa docena de supuestos se sumó uno más que se sacó de la manga el Gobierno de Rodríguez Zapatero un mes antes de las últimas elecciones generales. En febrero de 2008, el ministro de Trabajo, Jesús Caldera, anunció que dejaban de ser parados aquellas personas que, aunque no tuvieran trabajo, acudían a los cursos de formación organizados por las comunidades autónomas.
Este cambio provocó un agrio debate político entre el Gobierno y varios partidos de la oposición en un momento en el que la cifra de parados comenzaba a dispararse, al desinflarse la burbuja inmobiliaria y al acentuarse la crisis económica. El Ejecutivo socialista justificó la medida en que había sido pedida y consensuada por todas las comunidades autónomas.
El hoy vicepresidente de la Fundación Ideas, del PSOE, denominó a estos «desaparecidos» como demandantes de empleo no ocupados (denos).
Las 14 situaciones por las que a un desempleado pueden dejarle fuera de las listas oficiales de parados se pueden agrupar en tres grandes epígrafes: ocupados, con disponibilidad limitada y condiciones especiales y los denos.
En el primer grupo entran todos aquellos que, aun teniendo un trabajo, buscan otro empleo compatible con el que ejercen (pluriempleo) o solicitan otro para cambiarlo por el que tienen y mejorar su situación laboral. Con los datos de febrero, en este epígrafe entraron 938.289 personas de los 5,537 millones de demandas de empleo que hubo en ese mes.
El segundo grupo es el que acoge el mayor número de supuestos, como el de los parados que solicitan un empleo para un periodo inferior a tres meses, o con una jornada menor a 20 horas semanales, o que están cursando estudios de enseñanza oficial reglada siempre que sean menores de 25 años, o mayores de esa edad que sean demandantes de primer empleo, los que buscan un trabajo sólo para el domicilio, o en el extranjero, etc... En este epígrafe había 208.083 personas a finales de febrero.
El tercer gran grupo, los denos, lo integran los que realizan cursos de formación y los trabajadores eventuales agrícolas subsidiados (teass), es decir, fundamentalmente los que cobran el Aepsa (Acuerdo para el Empleo y la Protección Social Agraria) o antiguo PER. En febrero había 260.250 personas en este epígrafe. En resumen: al acabar febrero había en nuestro país 4.130.625 parados registrados en los servicios públicos de empleo -gestionados por las autonomías- y otros 468.333 desempleados «ocultos» en los tres grandes grupos mencionados. Por lo tanto, la cifra real de parados era de 4.598.958 personas.
Diferencias con la EPA
Esos 14 supuestos que dejan cada mes a casi medio millón de parados fuera de las listas oficiales son los que provocan también que las cifras de los servicios públicos de empleo no coincidan nunca con las encuestas de población activa (EPA) que realiza trimestralmente el Instituto Nacional de Estadística (INE).
El último dato de la EPA, el del cuarto trimestre de 2009, indicaba que en nuestro país había 4.326.500 parados, el 18,83% de la población activa. Sin embargo, para el Ministerio de Trabajo el número de desempleados era en la misma fecha de 3.923.603.
Esto se debe fundamentalmente a que la encuesta de población activa (EPA) incluye también como parados a los demandantes jubilados, solicitantes de empleo coyuntural o de jornada inferior a 20 horas, estudiantes y trabajadores eventuales agrícolas subsidiados (teass) que no han trabajado.

Enviar a:

¿qué es esto?