La magia de Di Stefano destroza al  Barça de Kubala
Di Stefano controla el balón en el estadio Chamartín
Actualizado Sábado , 28-11-09 a las 08 : 45
La incorporación del Alfredo Di Stefano al conjunto madridista es uno de los hechos más importantes de la historia del club. En esta, la campaña de su debut, «La Saeta Rubia» se llevó el pichichi con 29 goles y volvió a conquistar el título para el Madrid... ¡21 años después!
«Conviene que todos apunten una fecha: la del domingo 25 de octubre de 1953, en que tres hombres, Molowny, Olsen y Di Stefano, demostraron lo que es el fútbol: un juego de hombres que se realiza con los músculos, pero se crea con la fantasía, la improvisación genial y la intuición», contaba ABC.
Tan sólo había pasado un mes y dos días desde el debut de Di Stefano con los blancos, pero el actual Presidente de Honor del Real Madrid, considerado como uno de los cuatro mejores jugadores del siglo XX según la FIFA, ya empezaba a protagonizar la que sería la época más gloriosa del club en sus 107 años de historia.
Todo el interés de aquella jornada en Primera División se centraba en el resultado del encuentro, «verdadera final anticipada», entre el Madrid y el Barcelona: «Los demás partidos, salvo, claro está, el interés local, tenían menor trascendencia».
Según las crónicas de la época, «media hora de inspiración bastó al Real Madrid para infligir una severa derrota (5-0) al Barcelona, en Chamartín», con un Di Stefano de fantasía que marcó dos goles, acompañado por la magia de Olsen, que hizo otros dos, y Molowny, otro más, hicieron rendirse ante la evidencia a «los sabios de la pizarra, los científicos de los partidos prefabricados».
«Nadie podría trazar anticipadamente sobre un tablero las líneas que estos tres grandes jugadores del Real Madrid dibujaron con el balón sobre el césped madrileño».
La magia de Di Stefano destroza al  Barça de Kubala
Molowny abraza a Di Stefano tras el 4-0
Así fueron cayendo los goles, con un Barcelona que carecía de la capacidad creadora que había mostrado en el ataque con el mítico Kubala, considerado también entre los 50 mejores futbolistas de la historia, y la rocosa seguridad de otros días en la defensa, que, “sorprendida y desconcertada, veía una y otra vez como la pelota iba y venía, filtrándose por su malla, para dibujar en fina seda el artístico bordado de una victoria nítida, perfecta, maravillosa».
Tal vez influyera en aquella histórica derrota, apuntaban los diarios de la época, la ausencia de Seguer, el legendario defensa del «Barça de las Cinco Copas», o el bajo estado de forma de Biosca, uno de los mejores centrales que ha tenido el club azulgrana en toda su historia y que, años más tarde, se convertiría en el segundo entrenador de la selección española, con su compañero de entonces, Kubala, al frente.
Estos dos jugadores hubieran hecho falta ante un Real Madrid «filigranero, rápido, incisivo, que posee ahora una tripleta central –decía ABC en 1953– que juega como los propios ángeles y que lo tiene todo: la travesura que desconcierta al contrario, la velocidad que lo desborda y la contundencia del tiro, violento en Olson, preciso y fulminante en Molwny y Di Stefano».
Comenzaba su andadura el que dicen es el mejor equipo del siglo XX. Dos años después se hicieron con la primera de cinco Copas de Europa consecutivas... algo que ningún club ha logrado a lo lago de la historia.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Mundial Sudáfrica 2010
Facebook ABC.es