Valoración:
Un total de 14 municipios estarán unidos por una nueva autovía de 70 kilómetros de longitud que, entre las localidades de Villanueva de la Cañada y Ciempozuelos, ha diseñado la Comunidad de Madrid para vertebrar las comunicaciones en toda la zona suroeste de la región. En esa ampliación de trazado se invertirán 481 millones de euros.
Para ello, la Consejería de Transportes e Infraestructuras, que dirige José Ignacio Echeverría, ha sacado ya a información pública, para permitir las alegaciones de los posibles afectados, el estudio de impacto ambiental referido a los tres tramos en que se ha dividido el futuro trazado de esta vía.
Duplicar calzadas
Para configurar esa autovía, se duplicarán 25,7 kilómetros de calzadas de la M-600 entre Villanueva de la Cañada y Navalcarnero, así como otros dos tramos de la M-404 a lo largo de 17,8 kilómetros entre Navalcarnero y Serranillos del Valle, y otros 27,1 hasta el municipio de Ciempozuelos.
El proyecto comienza en el enlace de la M-600 con la M-503, conocida ya como la «Autovía del Noroeste» tras las obras de desdoblamiento que se han realizado sobre la misma.
Circunvalaciones
En primer lugar, bordea el casco urbano de Villanueva de la Cañada, actuando como variante para evitar que el tráfico atraviese el centro de esta localidad,al igual que se hará en Navalcarnero. Continua al cruzar la M-521 para dirigirse a Brunete. A partir de este punto, la autovía girará hacia el sur para enlazar con el trazado ya existente de la M-600.
La continuidad de la plataforma viaria se realizará por la M-404, cuyo trazado se respetará casi en su totalidad, aunque se duplique su anchura.
Como novedad se construirá una variante en El Álamo y una circunvalación en la localidad de Batres para evitar el área de influencia del Parque Regional del Curso Medio del Guadarrama.
168.000 habitantes
Este nuevo distribuidor de tráfico para el suroeste dará servicio concretamente a los pueblos de Valdemorillo, Villanueva de la Cañada, Brunete, Sevilla la Nueva, Navalcarnero, El Álamo, Batres, Serranillos del Valle, Griñón, Cubas de la Sagra, Torrejón de Velasco, Torrejón de la Calzada, Valdemoro y Ciempozuelos. Todos estos municipios suman, en total, una población superior a los 168.700 habitantes, que se beneficiarán con la construcción de la nueva autovía.
Actualmente, debido al importante desarrollo demográfico y económico que ha experimentado esta zona de la región, este trazado registra una intensidad media calculada en torno a los 19.100 vehículos, una cifra que se espera se incremente en los próximos años.
Mejora de conexiones
Con la apertura de la nueva autovía, se agilizará el tráfico en esa zona y se facilitarán las conexiones con algunas de las principales vías de ámbito estatal, como la A-4, la radial de peaje R-4, la A-41, la A-42, la A-5 y la radial R-5. además de la M-50 a través de su continuación por el norte de la M-503, convirtiéndose así en una alternativa al quinto cinturón por el sur.
Otra de las ventajas será el convertirse en el futuro acceso a dos de las carreteras fundamentales de la llamada «Redsur», la M-407 y la M-419. Este proyecto supone la construcción, ya en marcha, de un conjunto de 81 kilómetros de nuevas carreteras, y 39 kilómetros de autovías, con un trazo en malla rectangular que se superpone a la existente, creando nueve nuevas carretas o ampliándolas, además de quince enlaces con las carreteras existentes en el sur de la Comunidad de Madrid.
En los tres tramos de carretera que conformarán la nueva autovía del suroeste, se eliminarán los accesos directos a la carretera y se suprimirán todos los enlaces al mismo nivel para mejorar la seguridad vial de todo el trazado.
Así, el tramo correspondiente a la M-600, en el que se invertirán según las previsiones 187,7 millones de euros, contará con 8 enlaces, mientras que en la zona de la M-404, con una inversión de de 303 millones, se construirán 16 enlaces más.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...