abc
Síndrome post-vacacional

Claves para vencer el jet lag rápidamente

Se acerca el final de las vacaciones y, no sólo, hay que superar el síndrome postvacacional sino que, además, hay que recuperarse fisícamente si hemos cambiado de huso horario

Actualizado:

El fin de las vacaciones está a la vuelta de la esquina. A muchos les toca volver del otro lado del mundo... y sufrir las consecuencias del jet lag, un desequilibrio entre nuestro reloj interno y el horario del país al que viajamos... o cuando volvemos a casa. El doctor Constantino López Delgado, miembro de Saluspotnos desvela los mejores trucos para evitarlo.

Es normal que después de varios días de vacaciones fuera de nuestro país en un lugar en un huso horario distinto, nuestro cuerpo haya empezado a amoldarse a las nuevas condiciones y después de unas pocas horas de avión se vea obligado a recuperar las viejas costumbres, lo que puede llevar más o menos tiempo según la persona pero si se nota dificultad para dormir de noche, un cansancio fuera de lo normal, dolor de cabeza, problemas digestivos, mal humor, hay que poner en práctica alguno de los trucos para recuperar el equilibrio interno.

Antes del vuelo, el doctor López Delgado recomienda, «ir adaptándose al nuevo horario y dormir bien la noche anterior». Al viajar hacia el Oeste el impacto del jet lag es menor que si el trayecto se realiza hacia el Este porque cuando nos dirigimos hacia el oeste aumenta la jornada para el biorritmo y el cuerpo nota menos la diferencia entre el día y la noche. Si se viaja de Este a Oeste hay que ir retrasando el reloj interno (levantándonos y acostándonos antes) y adelantándolo (a la inversa) si se vuelve a España desde algún país del Oeste.

Durante el vuelo, el doctor explica que lo ideal es «beber mucha agua, el café excita y el alcohol debilita» y, muy importante, intentar dormir en el avión. A la llegada hay que forzarse a seguir el ritmo normal de nuestro país y mantenerse despierto hasta la noche. Al acostarnos hay que procurar que «la habitación esté a una buena temperatura (sobre 20 grados), apagar el móvily relajarse» y al día siguiente «desayunar proteínas».

Aunque siempre hay que consultar con el médico antes de tomar medicamentos, una ayuda puede ser tomar melatonina, sustancia natural producida por la epífisis localizada en el centro del cerebro que regula el ciclo circadiano inhibida por la luz y estimulada por la oscuridad. La secreción de melatonina alcanza su pico en la mitad de la noche, y gradualmente cae durante la segunda mitad de la noche, por lo que una pequeña dosis tomada varias horas antes de la hora de acostarse avanza la fase ligeramente pero sin causar somnolencia, según el doctor Alfred J. Lewy, psiquiatra del Laboratorio de Desórdenes del Sueño de la Universidad Oregon Health & Science.