El desierto de Wadi Rum
El desierto de Wadi Rum - wadirum.jo

Petra y el Valle de la Luna desde el cielo: El vídeo con drones más impresionante de Jordania

Un dron y una GoPro recorren lo mejor de Jordania dando como resultado un vídeo con música envolvente que nos lleva a un apasionante viaje sin movernos de casa

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Si no fuera porque Jordania es un país fundamentalmente desértico, podría decirse que es algo así como un oasis en medio de la aridez, por lo menos visto desde un punto de vista político y geográfico.

Jordania está «rodeada de hostilidad». Al margen de la frontera que comparte con Arabia Saudí y con las orillas del mar Rojo, el país está en el ojo del huracán de los conflictos en Oriente Próximo. Limita al norte con Siria, al este con Irak y al oeste con Israel y Cisjordania. Sin embargo, en su interior, goza de estabilidad, buenas relaciones diplomáticas con los países del Golfo, de la Unión Europea y también con Estados Unidos, además de ser un mediador clave en el conflicto palestino-israelí.

Y por si estas virtudes fueran pocas, Jordania ofrece un espectacular paisaje, recogido en un impresionante vídeo realizado con dos drones (DJI Inspire y DJI Phantom 2) y una GoPro Hero 4.

El vídeo es una sucesión vertiginosa de planos generales y primeros planos que se acompañan con una impactante canción. Las imágenes transcurren a toda velocidad, acompañando así el movimiento de una ciudad que consigue sobrevivir al caos del tráfico, sobre todo cuando se la mira desde arriba, casi desde el cielo, desde donde solo puede reconocerse la bandera, que se roza con el viento y el horizonte.

Pero la ciudad moderna no es todo. Tampoco se pierde el vídeo Petra, una de las siete maravillas del mundo moderno. Se trata de la impresionante ciudad excavada y esculpida en la piedra que a través del vídeo puede descubrirse desde diferentes ángulos que rescatan su esencia y la capacidad de hacer «milagros» que tiene la mano creativa del hombre.

Aparte del paseo aéreo, hay otro por tierra, casi como si fuéramos viajando junto a la camioneta que sigue la cámara por Wadi Rum, también conocido como el Valle de la Luna, un desierto compuesto por montañas de granito y arenisca.

Su paisaje lunar puede disfrutarse de día y también de noche, de hecho, se puede dormir en un campamento beduino donde observar estrellas fugaces.