Foto de familia de todos los asistentes a la presentación de la Cumbre Internacional del Vino
Foto de familia de todos los asistentes a la presentación de la Cumbre Internacional del Vino - jccm
cumbre internacional del vino

El «gran» viñedo del mundo, protagonista internacional del 24 al 26 de octubre

El Gobierno quiere promover la calidad de los vinos de la región con este encuentro que se celebrará en Toledo

Actualizado:

Bodegueros, enólogos, restauradores, financieros y medios de comunicación han sido invitados esta mañana a la presentación de la I Cumbre Internacional del Vino que se celebrará del 24 al 26 de octubre en diferentes escenarios de la región.

La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores Cospedal, ha estado acompañada por el conocido restaurador Pepe Rodríguez -responsable del restaurante El Bohío de Illescas y jurado del programa de TVE Masterchef- y por la escritora y articulista francesa afincada en Londres, Lilyane Weston, que es, desde hace 30 años, «Panel Chairman» en el prestigioso «International Wine Challenge».

Todos han destacado la importancia del vino en Castilla-La Mancha y la necesidad de dar un impulso a su comercialización y promoción, de ahí que se haya puesto en marcha esta iniciativa que traerá a la región a expertos nacionales e internacionales del sector vitivinícola.

Pero esta Cumbre del Vino no será sólo un foro para expertos; también se quiere llegar al público en general y por ello se han organizado diferentes actividades, como la Noche del Vino, el día 25 de octubre, con un programa que incluye degustaciones gastronómicas y enológicas y actuaciones. O la jornada de puertas abiertas de las bodegas de la región, que podrán ser visitadas en la mañana del sábado. Además, tendrá lugar durante los tres días del certamen el concurso Tempranillos del Mundo, que vuelve a celebrarse en España después de pasar por Nueva York y Estocolmo.

Cospedal ha explicado que con este encuentro internacional se pretende dar a conocer dónde está la región dentro del mundo del vino, reflexionar sobre dónde queremos llegar y cuáles deben ser los objetivos para que el sector vitivinícola se posicione en el lugar que se merece.