«Castlevania: Lords of Shadow 2», talento español que deslumbra en el E3
Fragmento de «Castlevania: Lords of Shadow 2» - ABC

«Castlevania: Lords of Shadow 2», talento español que deslumbra en el E3

El vídeojuego cosecha buenas críticas y atrae a centenares de jugadores que hacen cola para probar a qué sabe lo último de Mercury Steam, el estudio de San Sebastián de los Reyes capitaneado por Enric Álvarez

Actualizado:

En la vorágine de grandes producciones que han poblado el E3, ha brillado con luz propia «Castlevania: Lords of Shadow 2», un título de la compañía japonesa Konami desarrollado al cien por cien en España. El vídeojuego ha cosechado buenas críticas y ha atraído a centenares de jugadores que han hecho cola para probar a qué sabe lo último de Mercury Steam, el estudio de San Sebastián de los Reyes capitaneado por Enric Álvarez.

«Lo sueñas y cuando ocurre... Yo todavía estoy sobrecogido. En tres días no ha dejado de haber colas, en internet la gente dice que el juego es estupendo. Nos queda un montón de trabajo por hacer, (...) pero es un producto que está muy redondo», ha sostenido Álvarez. «Castlevania: Lors of Shadow 2» es la tercera entrega de la saga de Konami realizada por Mercury Steam, un título que cierra la historia de cómo Drácula pasó de ser un «tío normal al príncipe de las tinieblas».

Esta será la última entrega de Castlevania hecha en el estudio de San Sebastián de los Reyes. Su director ha dicho que, dentro de un tiempo, le dará pena cerrar este capítulo, pero ahora mismo «sólo» desea acabarlo y empezar a hacer otras cosas porque «son ya muchos años» involucrado en este proyecto. «Lo que está consiguiendo Mercury Steam con «Castlevania» no tiene precedentes en la historia de España», ha resaltado el director del estudio barcelonés Novarama, Daniel Sánchez-Crespo.

El responsable de Novarama ha estado en el E3 para presentar sus nuevos títulos: «Invizimals: la alianza», para PS Vita, e «Invizimals: el reino escondido», para PlayStation 3. Cinco años después de que echara a andar la franquicia de «Invizimals», este estudio barcelonés lleva vendidos 1,8 millones de juegos en 40 países, 30 millones de sobres de cromos, 15 millones de sobres de cartas y más de 300.000 juguetes.

Sánchez-Crespo, que dirige a un equipo de 33 personas, ha reconocido que a la industria española le «hace falta moral».«Tenemos que hinchar pecho porque gran parte de lo que nos pasa es que estamos desanimados, deprimidos. Hace falta gente que salga y diga 'soy la leche', tenemos sed de buenas noticias», ha asegurado.

«Están surgiendo nuevos modelos, se está expandiendo muchísimo el mercado»El desarrollador ha reconocido que la presencia española en la feria este año ha sido «floja en cantidad, pero no en calidad». Enric Álvarez ha explicado que la industria del entretenimiento electrónico en España está atomizada en pequeñas empresas cuyos proyectos se limitan a los sistemas operativos móviles iOS y Android, un área de negocio que no ha tenido demasiada relevancia en el E3.

«Están surgiendo nuevos modelos, se está expandiendo muchísimo el mercado, mucha más gente accede al vídeojuego. Y los teléfonos móviles han sido una pieza clave para que esto sea así», ha manifestado. En ese sentido, Sánchez-Crespo ha coincidido en que el juego móvil es un segmento nuevo que complementará, pero no sustituirá, al juego tradicional.

«Pensar que alguien no se va a comprar Last of Us' o 'Invizimals' porque exista 'Cundy Crush Saga' me parece muy miope», ha sostenido. Por su parte, Álvarez ha apuntado que el teléfono no es un dispositivo cómodo para jugar a títulos «triple A». El cofundador de «Ralight Solutions», Javier Rodríguez, también ha acudido al E3 y pertenece precisamente a ese área de negocio: su juego para dispositivos iOS «Push Cars» ha registrado tres millones de descargas.

«La base de jugadores, gracias a los móviles, está creciendo de gira brutal», ha afirmado. La secuela «Push Cars 2», que salió el pasado marzo, va a traducirse al chino y al coreano y «Ralight Solutions» acaba de lanzar una aplicación educativa para niños («Eviana»), prepara otra de educación sexual para jóvenes y ha abierto oficina en Brasil. «A los españoles nos falta creérnoslo un poco y organizarnos. Hay mucho talento y no sabemos unificarlo», ha aseverado.