El fallecido Davie Niles
El fallecido Davie Niles

GOOGLELa increíble historia del hombre desaparecido durante nueve años cuyo paradero solo Google Maps conocía

Actualizado:

Davie Lee Niles desaparició el 11 de octubre de 2006 cuando decidió ir en su coche a tomar algo a un bar en Bryon Township, en Michigan. Ahora, un vecino le ha encontrado por casualidad tras ver el vehículo en un estanque de la zona, algo que hasta ahora había pasado desapercibido por todos menos para Google Maps.

Esta peculiar historia ha salido ahora a luz en gracias al canal WOOD TV8, que ha relatado en exclusiva cómo ha sido localizado este vecino de Michigan. Según ha explicado el yerno de la víctima, Scott Hathaway, su suegro ha sido localizado gracias a un hombre que se encontraba decorando de Navidad uno de los árboles de la zona. Tras divisar algo extraño en el agua, decidió llamar a la policía local. Al sacar el vehículo, se dieron cuenta de que era el mismo que el anciano, de 72 años, conducía aquella noche.

Los restos óseos de Davie Lee Niles se encontraban en el asiento del conductor. «Al fin cerramos una larga búsqueda», ha declarado Scott Hathaway al canal local, a pesar de que no saben si se trató de un accidente o un suicidio, ya que Davie tenía cáncer y sufría depresiones. Pero eso ya no les importa. «¿Por qué Dios ha esperado nueve años? No tengo ni idea, pero estamos contentos», ha dicho.

Lo más curioso de todo es que, aunque a simple vista nunca se divisó el coche, la búsqueda de Davie Lee era mucho más sencilla y podía haber sido localizado con un simple click. De forma sorprendente, Google Maps ha sido el único que sabía dónde se encontraba este anciano, cuyo coche era visible desde el mapa.

Niles, de 72 años, fue visto por última vez en un bar de la zona, donde estuvo con un amigo. Poco después, se marchó y nadie volvió a saber nada de él.

Con el paso del tiempo, la familia perdió toda la esperanza de encontrarle y hasta publicaron un obituario en 2011: «Davie Lee Niles, 72 años de edad, de Wyoming, falleció y sólo Dios sabe cuándo y dónde».