Un grupo de jóvenes se hace un «selfie» con el popular palo
Un grupo de jóvenes se hace un «selfie» con el popular palo - Garry Knight bajo licencia creative commons

Prohibido entrar con un «palo selfie»

Las instituciones públicas y diversos centros culturales como Museo Thyssen o los clubes del Arsenal y el club deportivo Tottemham comienzan a evitar la entrada de asistentes con accesorios para móviles que permiten hacer autorretratos

Actualizado:

Ni siquiera el presidente de EE.UU. ha podido resistirse a la moda del «paloselfi». Obama, como millones de personas en todo el mundo, se hace también autofotos con el brazo extensible para «selfies». Las redes sociales arden con este tipo de fotografías. Ya no hay cumpleaños en los que el cumpleañero reciba como regalo este preciado artilugio que se ha convertido en una extensión inseparable más de nuestro cuerpo. Sin embargo, ándate con ojo porque tal está siendo su proliferación que en numerosos sitios están prohibidos.

Hace unos días os contábamos que en museos de EE.UU. y Australia no pueden usarse. El Moma de Nueva York, el Museo Hirshhorn y el Jardín de Esculturas en Washington han tomado la medida este mismo mes mientras que el Museo de Bellas Artes de Houston lo hará en marzo. La Galería Nacional de Australia (en Canberra) y el National Portrait Gallery también se han sumado a la medida. ¿Por qué? Nadie quiere que los cuadros resulten dañados.

«Las obras de arte tienen un valor incalculable. Tenemos que prevenir accidentes y daños en ellas y en las personas», ha explicado a ABC Andrés Pérez, jefe de seguridad del Museo Thyssen, que también se ha sumado a la prohibición. «Como este palo es extensible, los asistentes que acuden a nuestras exposiciones puede reducirlo y guardárselo en el bolso pero dentro de la sala no pueden usarlo», explica.

A diferencia del Museo del Prado, donde está prohibido hacer fotos, el público que acude a esta pinacoteca desconoce la nueva norma. «La gente agradece que se puedan tomar fotos», asegura Pérez, pues la pinacoteca permite inmortalizar las obras sin flash. Sin embargo, cuando intentan hacer uso del «paloselfi», el personal de sala les explica que está prohibido. «Y la gente lo comprende», indica a este periódico.

El jefe de seguridad del Museo Thyssen reconoce a ABC quese han visto obligados a tomar esta medida tras observar su proliferación. «No hay que olvidar que se trata de un brazo extensible, en la mayoría de los casos metálicos. Uno no hace daño pero muchos, en un sitio cerrado, con cientos de personas y con obras de arte, sí», explica. ¿Cuántas veces te has empujado con tus amigos por un «selfie»? Seguro que, en alguna ocasión incluso alguno se ha resbalado o caído. «Se les puede ir la mano e incluso tocar la obra de arte», recuerda Pérez.

Estadios de fútbol también se están sumando a esta prohibición. En la Premiere League, los clubes del Arsenal y Tottemham ya han anunciado a sus aficionados que no podrán entrar en los estadios con estos palos. No hay que olvidar que se trata de un elemento que, en aunque en principio resulta inofensivo, puede ser usado para agredir.

«Los palos para ‘selfies’ palos' están prohibidos en los días de partido en el Emirates Stadium», ha declarado en un comunicado el Arsenal. «El reglamento interno del club -continua- prohíbe cualquier objeto que pueda ser utilizado como arma o pueda comprometer la seguridad pública». El pabellón de conciertos Ziggo Dome de Ámsterdam también ha vetado el acceso de sus clientes con estos utensilios. Todo apunta a que la lista continuará ampliándose durante los próximos meses.