INVESTIGACIÓN

La Ley de Moore camina hacia su muerte

Por primera vez, a partir de marzo la industria va a establecer un plan de investigación y desarrollo que ya no se centra en uno de los principios que rige la revolución tecnológica desde los años sesenta, según la revista «Nature»

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Lo que ha sido una de las premisas básicas para el desarrollo de nuevas tecnologías está cerca de su anulación. La industria de semiconductores evidenciará, el próximo marzo, una de las circunstancias de las que se viene hablando desde hace tiempo: la Ley de Moore está agotada.

Según un informe de la revista « Nature», el principio que ha regido la revolución tecnológica desde los años sesenta está llegando a su fin. Se trata de una regla por la cual establece que el número de transistores en un chip microprocesador se duplicará cada dos años más o menos. Por lo general -recuerda- ha significado que el rendimiento de los procesadores que integran los ordenadores y dispositivos electrónicos también lo ha hecho. Por primera vez, a partir de marzo la industria va a establecer un plan de investigación y desarrollo que ya no se centra en la Ley de Moore.

Únicamente cabe pensar en la gran evolución que supone la comparación de un ordenador de los años setenta con los sofisticados aparatos de los noventa, que dieron origen a la popularización de internet. Desde entonces, los fabricantes han optado por asumir esta regla de oro. En cada etapa, continúa el informe, los desarrolladores de software han probado la capacidad de los chips existentes en cada generación.

Desde los años noventa, de hecho, la industria de semiconductores ha recogido en una hoja de ruta actualizada cada dos años los avances obtenidos en aras de coordinar lo que los fabricantes y proveedores presentan para mantenerse al ritmo de la ley. Sin embargo, doblar las prestaciones y características ha empezado a tambalearse por culpa del sobrecalentamiento producido cuando se generan cada vez más circuitos de silicio en un área diminuta. Según el director de estrategia tecnológica de Intel, Paolo Gargini, «incluso con grandes esfuerzos vamos a llegar al límite de 2-3 nanómetros».

Esta observación, por la cual se demuestra que los precios de la informática se reducen drásticamente a un ritmo constante, demuestra una clara evolución tecnológica. Desde hace cinco décadas ha guiado desde el principio la personalización de las nuevas tecnologías, permitiendo así nuevas experiencias gracias a la integración de esta tecnología en la vida de millones de personas.

Todo un visionario (o un loco, según se mire), la figura de Moore ha generado, no obstante, controversia y diversidad de opiniones, sobre todo en los últimos años en donde se aprecia un cambio importante en las estrategias de venta de algunos de los productos tecnológicos más exitosos de los últimos años, los teléfonos móviles inteligentes, conocidos por su denominación anglosajona «smartphones». Sin embargo, es posible refrendar la idea de que, sin esta teoría, la informática de consumo y los ordenadores no hubiesen sido lo que son.

Uno de los grandes rivales de Intel en el sector de los componentes es Nvidia, que se ha esforzado en los últimos años en aventurarse acerca de la fiabilidad de la Ley de Moore, a la que consideran «muerta». La multinacional americana ha insistido que el modelo de desarrollo de hardware de la competencia está obsoleto.