fotolia

Proartis, el proyecto detrás de la seguridad de aviones, trenes y naves espaciales

Tratan de mejorar y garantizar los tiempos de respuesta de los sistemas informáticos en tiempo real que participan en estos medios de transporte

Actualizado:

Aumentar la capacidad de respuesta de los sistemas informáticos en tiempo real implicados en la seguridad de coches, trenes, aviones y naves espaciales ha sido desde 2010 el objetivo del proyecto Proartis liderado por el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS). Ahora, tras los buenos resultados obtenidos en la fase de pruebas, empiezan su andadura hacia una nueva etapa en la que se evaluará su aplicación en proyectos industriales.

Más seguridad y eficiencia energética en coches, aviones y naves espaciales ha sido el objetivo perseguido por Proartis a los largo de más de una década. Para ello, durante este tiempo se ha tratado de mejorar y garantizar los tiempos de respuesta de los sistemas informáticos en tiempo real que participan en estos medios de transporte.

Las pruebas llevadas a cabo a través de la iniciativa Proartis consisten en la llamada «aleatorización de sofware y hardware» en sistemas en tiempo real y tiene como objetivo mejorar las garantías de respuestas en los mismos, con lo que, en la práctica, se consigue un aumento de la seguridad y una mejora de la eficiencia energética.

Hasta ahora, los diseñadores de sistemas en tiempo real trabajaban con el fin de controlar totalmente el estado del software y el hardware para dar garantías sobre su tiempo máximos de ejecución, una metodología con resultados satisfactorios cuando el sistema tiene que dar respuesta a pocas operaciones. En la actualidad, y debido a los avances en automatización que se han experimentado en esta industria, el control del sistema en todos los momentos de funcionamiento es impracticable.

Ante esta situación, la solución es la «aleatorización de software y hardware que propone que el sistema sea aleatorio en su vertiente temporal de forma que pueda ofrecer garantías probabilistas sobre el tiempo máximo de ejecución de cualquier software», como explican desde el BSC-CNS. Además, permite asegurar que la probabilidad de sobrepasar el tiempo máximo sea muy baja, igualándose a la de que un meteorito impacte con la tierra.

Junto al BSC-CNS, participan en este proyecto la Agencia Espacial Europea (ESA) y la aeronáutica Airbus, dos entidades que han demostrado su interés en seguir investigando sobre esta nueva tecnología en la fase de pruebas industriales que comienza.

El sistema ya ha sido probado en aviones reales proporcionados por Airbus y los resultados han interesado a la Agencia Espacial Europea que ha incluido en su Programa de Investigación Tecnológica el análisis de sistemas con esta nueva tecnología. Airbus y el BSC-CNS, además, colaborarán en un proyecto paralelo llamado Proxima, que ya ha sido aprobado por la Comisión Europea.