Google se traba en China

Los usuarios del gigante de internet no pudieron acceder a sus principales servicios de búsqueda durante una tarde

china Actualizado:

Google afirma que el bloqueo que sufrieron las búsquedas en la web en China pudo deberse a interferencias técnicas propias.

"Debido al modo en que medimos la accesibilidad en China, es posible que nuestras máquinas sobreestimaran el nivel de bloqueo" afirma Google en su página web. "Parece que ahora los usuarios chinos están accediendo a nuestros servicios con normalidad" añade.

La empresa norteamericana anunció en su página web que sus servicios fueron bloqueados casi en su totalidad durante la tarde del jueves.Y se desconocía si se trataba de una acción por parte del Gobierno chino o de un fallo temporal del servidor.

El motor de búsqueda fue totalmente bloqueado y la función de acceso a las imágenes "parcialmente bloqueada". Ambos servicios habían estado disponibles en días anteriores. Igualmente, el buscador de Internet de Google para teléfonos móviles y su servicio de anuncios online también están siendo bloqueados. La empresa norteamericana asegura que tan solo el servicio de mensajería Gmail funcionaba correctamente.

A comienzos de mes, Google anunció que las autoridades chinas habían renovado su licencia de actuación en el país. Diez días después, un portavoz del Ministerio chino de Industria y Tecnologías de la Información anunció que el gigante de internet había aceptado someterse a las leyes sobre la censura.

Se trata de la primera vez que esto ocurre desde que Google dejara de autocensurar los resultados de sus búsquedas en la red en China el pasado marzo, una decisión que supuso en el inicio de la escalada de tensión entre la firma y el gobierno de Beijing.

Como sucede con todas las demás compañías de Internet que operan en la República Popular, Google debía doblegarse a las normas gubernamentales y filtrar los resultados de las búsquedas que el gobierno considera "información sensible", términos como la matanza de estudiantes de Tiananmen, la represión en Tíbet y Xinjiang y otras violaciones de derechos humanos.

Google decidió en marzo dejar de censurar los resultados y comenzó a redirigir las búsquedas originadas en China continental a su buscador con sede en Hong Kong. Sin embargo, la compañía tecnológica dejó de redirigir las búsquedas hace dos semanas cuando el gobierno chino amenazó con no renovarle su licencia para operar en el país.