Qué es la Inteligencia Artificial y por qué me debería interesar

Las empresas tecnológicas quitan hierro al asunto acerca de los posibles efectos negativos de los robots en el mundo laboral

MADRIDActualizado:

La visión negativa que tiene la sociedad sobre la inteligencia artificial (IA) está marcada por la ciencia ficción, pero no se corresponde con la realidad, como ha señalado la compañía Microsoft, que se ha propuesto explicar los conceptos básicos de esta tecnología.

La ciencia ficción, a través de la literatura, el cine o los videojuegos, entre otros, ha generado una inquietud sobre la inteligencia artificial, sobre la pérdida de puestos de trabajo o el daño que pueda llegar a hacernos. En este contexto, la compañía, busca «fomentar un debate público positivo» para poder «omprender y anticipar el gran impacto que tendrá la IA con el paso del tiempo». Y para ello, ha iniciado una serie de artículos con los que espera explicar qué es la inteligencia artificial y progresivamente ahondar en los planteamiento éticos y los aspectos que «más preocupan a la gente».

Del «machine learning» al «deep learning»

La IA es, explicada de manera concisa, «cuando las máquinas o los sistemas informáticos se comportan de una manera que simula la inteligencia humana», como ha explicado la compañía. Pero esta tecnología integra varios conceptos como el «machine learning» o el «deep learning». El «machine learning» (aprendizaje automático) otorga a los ordenadores la capacidad del aprender sin haber sido programados de manera directa para ello, entrenándolos con miles de ejemplos para identificar patrones en los datos, para así actuar de forma anticipada posteriormente.

Las recomendaciones al realizar búsquedas, los filtros en los emails, el reconocimiento de voz y el lenguaje natural son algunos ejemplos de «machine learning». El aprendizaje se realiza de distintas formas. El aprendizaje supervisado, entrena a las máquinas con datos etiquetados para que encuentren patrones -con información sobre lo que muestran-, mientras que el aprendizaje no supervisado se basa en que las máquinas buscarán similitudes, es decir, buscan ejemplos que se parezcan y puedan agruparse. Las máquinas también aprenden mediante el aprendizaje de refuerzo (prueba y error), hasta decidir cuál es la mejor manera de completar una tarea dada.

Por su parte, el «deep learning» (aprendizaje profundo) es una subcategoría de «machine learning» que procesa la información siguiendo el funcionamiento de las redes neuronales del cerebro humano. Este sistema logra una comprensión ampliamente detallada de los datos, y equivale a una forma de razonamiento inteligente, como señala Microsoft.

De este modo, cuando la IA visualiza la imagen de un perro, primero identifica una forma a partir de sus píxeles, después sus bordes, los contornos, y así sucesivamente hasta identificar la imagen.Funciones como el reconocimiento del habla, el reconocimiento de imagen o el procesamiento de lenguaje natural son ejemplos de «deep learning», tecnología que está detrás de los últimos avances en este campo.

Miedo y terror

La compañía tecnológica explica que los sistemas de IA actuales están preparados para realizar tareas específicas y lógicas, pero no son capaces de empatizar, intuir o tener inteligencia emocional. En este sentido, Microsoft piensa que el miedo o rechazo que sienten algunas personas por la IA pueden estar condicionados por la representación que las películas de ciencia ficción muestan de esta tecnología.

Para lograr aumentar la confianza de los ciudadanos en esta tecnología, la compañía considera que hay que desarrollar la IA partiendo de un marco es ético, que otorgue especial importancia a la privacidad de los usuarios o los malos usos de la IA. Microsoft cree en la colaboración internacional en torno a esta temática y por ello ha ayudado a fundar la Partership on AI, una organización sin ánimo de lucro que tiene como fin defender sistemas de IA que aporten beneficios a la sociedad.

El gigante tecnológico también ha creado su propio comité asesor, llamado AI and Ethics in Engineering and Research, con la misión de proteger a los sistemas de IA de la discriminación y los sesgos, que deben incorporar los principios éticos de la transparencia y solidaridad sin violar la privacidad de los usuarios.

Impacto industrial

Otro de los debates sociales en los que se posiciona Microsoft es el futuro de los trabajos, puesto que hay muchos ciudadanos que creen que la IA restará puestos de trabajo a los humanos. Para la compañía, esta visión es «simplista», ya que si bien es cierto que la inteligencia artificial podría realizar algunas tareas que hacen los humanos, por ejemplo, aquellas tareas que son rutinarias, las personas todavía podrían dedicarse a tareas más relevantes.

Microsoft admite que probablemente la IA revolucionará los trabajos, eliminará algunas profesiones que hoy en día desempeñan personas, pero también se crearán nuevos puestos que aún no existen. La compañía entiende como una ventaja que en la Cuarta Revolución Industrial que estamos viviendo, «somos capaces de planificar el cambio con mucha más perspectiva», y añade que «la creación de políticas y la reconversión profesional pueden hacer que la creación de empleo supere al reemplazo de puestos».

Pese a esto, la firma declara que estos cambios laborales tan bruscos se producirán dentro de muchas décadas, cuando la inteligencia artificial esté mucho más avanzada, momento en el que habrá que tomar decisiones sobre si es correcto o no el reemplazo de humanos por máquinas. En la actualidad hay que centrarse en los retos de hoy en día adoptando un planteamiento responsable.