La alarma del caos zombi, el peligro y el castigo del pánico en Twitter
Una alarma infundada lanzada en Twitter puede destar la total confusión - pete simon (FLICKR)
alertas

La alarma del caos zombi, el peligro y el castigo del pánico en Twitter

Las redes sociales pueden ser usadas para lanzar alarmas infundadas con graves consecuencias. Los infractores pueden acabar en la cárcel

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El sistema de alarmas de la Universidad de Illinois (EE.UU.) lanzó el pasado lunes un inquietante mensaje a través de Twitter: «Materiales peligrosos liberados del Instituto de Biología del Genoma. La área de emergencia es segura para escapar. En otro caso, buscar un refugio». ¿Cómo? ¿Materiales peligrosos? ¿De un centro de investigación biológica? Demasiadas películas de zombis han comenzado así como para no cundir el pánico entre la población.

La alarma corrió en la red social. El centro de emergencias continuó informando debidamente hasta que el peligro desapareció. Sin embargo, el tuit del primer aviso rodó por su cuenta como unidad sembrando el desconcierto. ¿Es entonces Twitter un buen sistema para dar alertas de esta magnitud? A favor tiene la inmediatez y en contra la descontextualización. Y mucho más en contra: cualquiera puede crear una alarma infundada.

Adriana Bombín, experta de la agencia de marketing digital LBi\bigmouthmedia, explica que siempre debe haber un lugar de referencia donde la información sea ampliada y actualizada constantemente. «El primer tuit de aviso debe enlazar ya a ese punto para que no se pierda en retuiteos», apunta junto con el equipo de social media de la agencia. Un error en el que incurrió la Universidad de Illinois.

Alarmas infundadas

Si el mensaje de alarma es falso, la ventaja de las redes sociales está sobre todo en la posibilidad de responder a la demanda de información. Además, según explican desde LBi\bigmouthmedia, se debe ofrecer información detallada y continua, y contar con una serie de cuentas influyentes de referencia que apoyen el mensaje para apagar el bulo, también llamado «hoax».

El Código Penal español establece una pena de prisión de seis meses a un año, o multa de 12 a 24 meses, para los que, con la finalidad de atentar contra la paz pública, afirmen falsamente la existencia de explosivos o de sustancias químicas, biológicas o tóxicas que puedan causar daño a la salud. Independientemente del medio empleado, incluido las redes sociales.

«Hay quien actúa por mala fe y hay gente desinformada»

Paloma Llaneza, abogada especializada en internet, matiza según el grado de culpabilidad. «Hay personas que actúan llevadas por la mala fe y hay gente imprudente y desinformada. No es lo mismo que alguien de buena fe pero mal informado tuitee un contenido y cause pánico que se lancen rumores con la finalidad de aprovecharse».

En ocasiones, no se trata de un simple error, sino una estrategia para generar caos. Los rumores en medio los disturbios de Londres en 2011 se difundieron con rapidez, desde la liberación de animales salvajes del zoo hasta el incendio en la noria «London Eye» o el falso asalto de una turba al hospital para niños de Birmingham.

En México, el año pasado, dos tuiteros fueron detenidos y encarcelados por sembrar el pánico con avisos de bomba en varios colegios del estado de Veracruz. El tráfico se colapsó con cientos de padres que acudieron precipitadamente a recoger a sus hijos, y las líneas telefónicas se congestionaron. Se les llamó #twitterroristas, aunque finalmente solo pasaron un mes en prisión porque la Fiscalía retiró los cargos ya que no había legislación al respecto.

Reparación

«Se puede causar daño a propósito o por simple negligencia, por un error. Cabría reclamar una reparación si se demuestra que concurre alguno de ellos, si no hay otras causas, y que se ha dado un daño cuantificable», explica la abogada Paloma Llaneza.

Llaneza se lamenta que en demasiadas ocasiones se tiende a olvidar que Twitter no es un medio de comunicación, sino una red social en la que cada uno se hace responsable de lo que dice. «Quien espere que haya dos fuentes contrastables detrás de cada tuit, que la información sea veraz o que se ejerza una intermediación como la que efectúa un periodista se está equivocando. Twitter es un lugar de encuentro en el que decido a quién sigo y si confío en la información que me facilita una persona, bien por su trayectoria o por mi candidez».