Apple deja de seguir los movimientos de los usuarios del iPhone
La nueva actualización del sistema operativo móvil limitará la recolección de los datos de geolocalización en los móviles de Apple - AFP

Apple deja de seguir los movimientos de los usuarios del iPhone

Lanza una nueva versión de su sistema operativo móvil para reducir los datos de geolocalización, que solo se almacenarán durante un tiempo breve y además pasarán a ser encriptados

madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Apple ha puesto solución al polémico caso del registro de los movimientos de los usuarios por geolocalización que realizaban sus móviles. Los de Cupertino han lanzado, tal y como prometieron, la actualización 4.3.3 de su sistema operativo iOS para impedir que estos datos queden almacenados durante mucho tiempo. Además, para mayor seguridad, pasarán a ser encriptados.

Con el objetivo de poner fin a este asunto, la compañía ha puesto a disposición de los usuarios la actualización del sistema operativo para iPhone 3GS y iPhone 4, iPad y iPad 2 y iPod touch, que puede descargarse a través de iTunes.

Según informa el diario The New York Times, cuando los clientes activan la actualización accederán a una pantalla que explica que la "actualización contiene cambios en la base de datos del caché de locaclización de iOS". La compañía aseguró que la actualización reduciría el tamaño de la base de datos que hasta ahora almacenaba datos de puntos de acceso WiFi por los que pasaba el usuario para permitir una respuesta más rápida en caso de que el usuario solicitase servicios de localización.

Además, la actualización 4.3.3 "borrará completamente" la información cuando se desactiven los servicios de localización y pasará a ser una información encriptada.

«No hemos seguido a nadie»

La semana pasada fue el propio Steve Jobs quien salió al paso de la polémica asegurando que la compañía había cometido errores a la hora de manejar los datos de localización en sus dispositivos móviles pero no había utilizado ni el iPhone ni el iPad para averiguar la localización de sus clientes. "No hemos hecho un seguimiento a nadie. Nunca lo hemos hecho y nunca lo haremos", concretó Jobs.

Apple afirmó que utilizó los datos, denominados 'caché', para calcular la localización de un dispositivo de forma más rápida que a través de satélites GPS.

Sin embargo, Apple reconoció que había cometido errores, atribuidos a errores de programación en el almacenamiento de los datos a largo plazo, manteniendo el archivo sin encriptar y almacenando los datos incluso cuando los usuarios optaron por apagar los sistemas de localización.