ABC

Vips

El universo creativo de Juan Avellaneda

El diseñador nos hace un recorrido por su universo particular y creativo con el que reivindica un lujo masculino sin complejos

Juan Avellaneda para Rabat
Juan Avellaneda para Rabat - Instagram
ActualizadoMaría I. OrtizMaría I. Ortiz ResponsableSeguirLeer despuésCompartir

Inspirado por “la vida” con el objetivo de cumplir un sueño que finalmente se materializó en proyecto, Juan Avellaneda nos hace un recorrido por su universo particular en el que reivindica un lujo masculino sin prejuicios. Moda de alta calidad tanto en patrones como en acabados y mucho “trabajo, trabajo, trabajo” han sido las claves que han llevado al éxito a este “director de orquesta” construido a sí mismo a base de ímpetu y mucha creatividad. Con tan solo 2 años de vida, la marca Avellaneda ya se codea en las altas esferas y todo gracias a un gran equipo orquestado por el propio Juan, que pretende vestir a un hombre atemporal y atrevido que rompe con los códigos de siempre.

Summum: Con algo más de 2 años de vida, Avellaneda ya ha alcanzado un gran éxito, ¿cuál ha sido la clave?

Juan Avellaneda: Trabajo, trabajo y más trabajo. Esto empezó como un sueño, un sueño mío, que se convirtió en proyecto y he tenido la suerte de que ha habido gente que me ha apoyado desde el principio. Pero sin duda, aunque no se muestre, lo que hay es muchas horas de trabajo detrás, un gran equipo y mucha pasión.

¿Qué le inspira a la hora de crear sus colecciones? ¿Qué prioriza en el proceso?

Para mí es muy importante la calidad tanto de los tejidos como de patrones y acabados. Me inspira la vida, por muy cliché que suene. Las vivencias diarias son lo que al final te da imputs para crear nuevos diseños. Por ejemplo, en la colección de primavera verano de 2016 me inspiré en los veranos de mi infancia en Cadaqués y siempre intento ser fiel a la línea de la inspiración mediterránea incorporando nuevos elementos.

¿A qué tipo de hombre está dirigida su marca?

Al hombre mediterráneo. Las líneas de las prendas buscan ese espíritu y se adaptan a las necesidades de alguien con reminiscencias cosmopolitas que comprende el valor de cada tejido y busca las posibilidades prácticas de cada prenda.

Aldo Comas y Juan Avellaneda vestidos de Avellaneda
Aldo Comas y Juan Avellaneda vestidos de Avellaneda - Gtres

Cuentan con clientes de todo el mundo entre los que seguro se encuentra más de una celebridad, ¿qué rostros conocidos han vestido de Avellaneda

Aldo Comas, Alan Ferguson, Jaime de Marichalar, Ronnie Wood, Nieves Álvarez, Laura Ponte, Brian Atwood y otros que no podemos decir.

¿Quién ha sido el personaje que más ilusión le ha hecho ver lucir un diseño suyo?

Sin duda Nieves Álvarez, porque me rompió todos los esquemas. Hago ropa de hombre y ella se puso nuestra colección, llegando a meterse en el imaginario que tenia de niño sobre el look Garçonne.

¿A quién le gustaría vestir?

Aunque hago ropa de hombre me encantaría vestir a Carine Roitfeld, a Julianne Moore o Inés de la Fressange. Respecto a hombres a Eddie Redmayne, Benedict Cumberbatch y a Tom Ford.

Como comenta, algunas mujeres como Nieves Álvarez adoran su trabajo y han lucido sus diseños. ¿Para cuándo una colección de mujer?

Siempre he dicho que yo hago ropa para hombre y de momento no tengo intención de cambiar eso. Sin embargo, las tallas se adaptan para que también mujeres puedan vestir de Avellaneda, pero sigue siendo patrón de menswear. El look Garçonne en mujer me fascina, me parece potente, sensual y sin complejos.

¿Qué cree que falta en la moda masculina?

En cuanto a estilismo más riesgo. Creo que hay miedo de arriesgar y muchas veces puedes acertar. Sin embargo estamos encasillados en el traje casposo. En cuanto a colecciones, un retorno a la sastrería clásica pero contemporánea, como en mujer ha podido hacer Phoebe Philo.

Cuida mucho su imagen, siempre va perfecto. ¿Qué es la elegancia para usted?

Aceptarse y sentirse cómodo. Huir de disfraces y tendencias y buscar una fórmula que te permita ser tú mismo.

¿De dónde le viene esa elegancia?

No la busco, sinceramente me pongo lo que me gusta o atrae. Me gusta experimentar con prendas tanto mías como de otros diseñadores. Para mí es como un juego y es importante ser sincero con uno mismo.

En Instagram cuenta con más de 123 mil seguidores, donde le vemos lucir sus propias prendas: ¿cuál es su prenda favorita hasta el momento?

Creo que las camisas con el ribete de Avellaneda son un básico que deben tener cabida el cualquier armario así como un abrigo camel clásico pero con un twist en el diseño. Ahora me apasionan las camisas en lurex que hicimos pues quería simular el efecto del sol al amanecer incluso el brillo. Sin duda la opción perfecta para la noche.

¿Cómo le ha ayudado esta red social en su negocio?

Lo de mi perfil de Instagram no fue algo buscado sino que fue más progresivo que otra cosa. Las redes sociales te permiten comunicar directamente con tu público tantas veces al día como quieras. Todo el mundo cuando se aburre se pone a mirar perfiles de Instagram y eso implica casi las 24 horas del día. Instagram me ayuda muchísimo para mostrar como mezclar mis propias prendas con otras firmas con las que colaboro o que yo mismo me he comprado. Así no enseñas simplemente un total look sino que mezclas y das inspiración.

Háblenos de su plataforma La Garçonnière...

Desde mi percepción, a veces Instagram se queda pequeño para comunicar según qué cosas. Llegados a un punto creí interesante apoyarlo con una plataforma con colaboradores en la que, aparte de fotografías, se puedan hacer reflexiones, opiniones o dar ideas de cómo combinar productos. Por eso abrí la Garçonnière en la que escribo sobre varios temas relacionados con el mundo de la moda entre otros que pueden ser más políticos o de opinión.

¿Cuál es el mayor reto al que se ha enfrentado hasta el momento?

Atreverme a empezar mi propia firma.

¿En qué proyectos están inmerso?

Estamos intentando abrir nuevos puntos de venta especialmente en el sector online y buscando nuevas colaboraciones a nivel internacional. Si todo va bien cerraremos un acuerdo con uno de los mayores showrooms de París en breve para gestionar nuestras ventas internacionales.

Juan Avellaneda
Juan Avellaneda - Instagram

¿Los básicos imprescindibles de su armario?

Una camisa blanca, unos vaqueros, un abrigo camel un poco oversize y unas sneakers.

¿Un complemento?

Mi reloj de Montblanc sin el que nunca salgo de casa o una bolsa que me regalaron de Loewe de la que no me desprendo.

¿Un referente de estilo?

De Alain Delon a Dalí o de Gainborough a Lorca.

¿Sigue algún ritual de belleza?

Demasiados (risas). Uso AGE Reverse de Isdin cada día.

¿Su perfume favorito?

Masculin Pluriel Maison Francis Kurkdjian, tiene notas de vetiver y madera y me recuerda al Mediterráneo, que para mí siempre es fuente de inspiración

¿Un gadget sin el que no pueda vivir?

Mi IPhone, es mi oficina portátil.

¿El último regalo que ha recibido?

Unas gafas de sol Fendi de la nueva colección.

Y, ¿el último capricho que se ha dado

Una pieza de arte que me compre en ARCO titulada Eclipse.

¿Qué es el lujo para usted?

La libertad.

¿Un libro?

Uno que me regaló un amigo sobre el ascenso y la caída de los diseñadores McQueen y Galliano: Gods and Kings: The Rise and Fall of Alexander McQueen and John Galliano. Cuando tienes un momento de bajón los lees y es como un bálsamo. Es mi obra de cabecera y de terapia. Me siento identificado.

¿Un restaurante?

El Japonés del grupo Tragaluz de Barcelona, me fascina ese tipo de comida

¿Qué le hace feliz?

Poderme dedicar a algo que me apasiona.

Un secreto confesable...

Bañarme desnudo en alta mar

¿Qué es el Summum para Juan Avellaneda?

Que algún día Avellaneda se consolide como firma global.

comentarios