ABC

Residencias para mascotas

Cada vez son más los hoteles o canguros que se encargan de cuidar a las mascotas mientras sus dueños están de vacaciones

MadridActualizado:

Llegan las ansiadas vacaciones y surge un «pequeño» problema: dónde dejar al perro, gato u otro animal. Aunque cada vez son más los hoteles que admiten a nuestras mascotas en www.travelguau.com puede encontrar establecimientos adecuados a lo largo y ancho de nuestra geografía. Pero hay circunstancias que o bien porque el lugar elegido está lejos o no ofrecen facilidades para que nuestra mascota se encuentre bien y no sean unas felices vacaciones ni para ellos ni para nosotros.

Por eso si toma la decisión de dejarlo en una residencia hay que planificarlo con tiempo. Alguien que le puede aconsejar es su veterinario, él le puede recomendar alguna y también hay una guía de residencias caninas y felinas en las que usted puede dejar a su mascota con total confianza (www.fundacion-affinity.org/la-fundacion/guia-de-residencias-caninas-y-felinas). De todas maneras, para quedarse más tranquilo puede acudir a alguna de las que le interesen y presentarse por sorpresa; sin cita previa y comprobar las instalaciones. Hoy en día este tipo de locales están controlados; pero siempre es mejor ver para luego dejar con total tranquilidad a nuestro fiel compañero. Higiene, espacio, lugares de sombra, trato, paseos y que no estén hacinados son algunas de las características que debe apreciar para dar su aprobación. Cuando deja a su perro o gato en una residencia no debe sentirse con la sensación de que su fiel amigo cree que lo han abandonado.

La estancia en una residencia es un cambio y es evidente que al principio no se sentirá como en casa; pero si elige la adecuada, tras los primeros días de adaptación, este totalmente convencido de que va a disfrutar de unas merecidas vacaciones. Cuando vuelva a recogerlo él se sentirá feliz con el reencuentro. Nuestro consejo es que si su perro nunca ha estado en una residencia lo ideal es que antes de dejarlo para un largo tiempo, haga una prueba de que pase un fin de semana (no menos de tres días) para ver como reacciona. No todos los perros se adaptan de la misma manera, unos puede que desde el primer día y otros tarden más. Puede que el primer día estén más desganados, pero si la residencia es buena, en un par de días se producirá la plena adaptación. Algunos expertos aconsejan dejarle un cojín, su mantita o colchoneta, un peluche o una prenda con su olor para que la depositen en la jaula que va a ocupar, él reconocerá el olor y le tranquilizará.

Elegir con tiempo

Escoja con tiempo la residencia más adecuada y además tenga en cuenta que las mejores –el boca a boca funciona muy bien en estos casos– siempre son las más solicitadas y son las primeras en tener las plazas cubiertas. Todas las residencias deben disponer de una licencia obligatoria para este tipo de negocio. La concede el Departamento de Bienestar y Salud Animal de cada Comunidad Autónoma.

Este documento nos da la tranquilidad de que estas instalaciones son aptas para atender a nuestro fiel amigo. Para ser aceptada su mascota en una residencia –desconfíe de aquellas que no les pidan lo que aquí decimos– debe tener la cartilla sanitaria en regla con todas sus vacunas y desparasitaciones tanto externas como internas. Avise, si es el caso, de todos los cuidados adicionales que necesita su mascota ya sean de tipo médico como en la alimentación. Cuando lo vaya a dejar adjunte una nota con todos sus datos para evitar errores. En esta misma debe dejar –para ayudar a los cuidadores a comprender mejor a su mascota– un teléfono de contacto e incluso el de algún familiar en el caso de que usted se vaya de vacaciones fuera del país y suceda (San Antón no lo quiera) alguna emergencia.

También les puede explicar el temperamento del animal, así como sus puntos débiles. A la hora de elegir una residencia debe observar que las casetas sean individuales de esta manera evitar que se junten dos ejemplares y evitar posibles peleas. Deben medir aproximadamente 6 metros cuadrados (un espacio demasiado pequeño es la primera de las causas de depresión de los perros en estos establecimientos). Las casetas o jaulas deben tener lugar de sombra y un techo para cubrirse Estas deben tener buena ventilación. Si es una residencia que tiene actividad tanto en verano como en invierno las instalaciones debe contar con calefacción. Las superficies no deben ser porosas, son difíciles de limpiar y pueden acumularse suciedad e incluso parásitos. Hay que evitar los suelos resbaladizos. Deben disponer de un recinto grande exterior donde poder sacar al perro a diario. Cuando visite el lugar no dude en preguntar ¿cuántas veces salen? ¿Cómo los sacan? ¿Los vigilan? ¿Qué hacen con los ejemplares conflictivos?

A la hora de comer

Respecto a la comida y el agua, tanto una como otra deben dársela de manera individual. Es evidente que no todos los perros comen la misma comida (cada edad tiene un tipo de alimentación) ni las mismas cantidades (no es lo mismo la comida para un pastor alemán que para un mestizo de pequeño tamaño) y luego están los ejemplares que siguen una dieta. Para estos «inconvenientes» en la actualidad muchas residencias permiten al propietario llevar la comida que ellos comen habitualmente en casa. Otro asunto que no debe dejar de preguntar es el tipo de vigilancia en la residencia, si siempre hay una persona o personas vigilando día y noche. En la actualidad algunos de estos centros disponen de wecams en las que el dueño puede ver a su perro o gato a través de internet, en el móvil e incluso en el iPhone y comprobar como está. A la hora de hablar de precios las podemos encontrar desde los 15 euros por día.

El Centro Canino Nube (http://centrocaninonube.blogspot.com.es/), se encuentra ubicado en plena Sierra Norte de Madrid en la localidad de Valdemanco, los animales allí hospedados -su capacidad es para 10 perros- reciben un trato familiar ), dos comidas diarias y el agua que beben procede del manantial del madrileño valle de Bustarviejo. Los «huéspedes» tienen un servicio veterinario las 24 horas del día y también aceptan pequeñas mascotas.

Todos los boxes disponen de una cama sobreelevada del suelo para evitar humedades. Los boxes son limpiados y desinfectados una vez al día. En ellos los perros encuentran todo lo necesario para su descanso y bienestar. Desde el centro aconsejan que el propietario traiga la comida que consuma normalmente su mascota, al igual que la medicación,si es que la requiere, para su suministro por parte del personal especializado del centro. Además con autorización previa del propietario la mascota podrá realizar paseos de manera controlada de la correa, por el entorno natural donde se encuentra el centro. Tienen tres salidas diarias por el recinto canino o en el parque de suelta, pero siempre acompañados de los cuidadores y otros perros de carácter parecido.

Otro lugar en el que alojar a su mascota es Canyguau (http://canyguau.com/ 662241032). A diez minutos del centro de Madrid y muy cerca la Universidad Autónoma -Camino Sotillo, 7- se encuentra esta residencia ubicada en pleno Parque Natural de la Cuenca Alta del Manzanares. En esta residencia, el perro siempre estará supervisado por expertos educadores las 24 horas del día, los 365 días al año. Como ellos mismos indican en su página web «su mascota recibirá un trato amable y perruno y tendrá la oportunidad de relacionarse con sus congéneres, disfrutando de su estancia al completo».

La política de este centro se basa en la integridad, la comprensión y el aprendizaje en positivo. Además de su servicio de residencia y hospedaje, ofrece guardería de día, una solución para que su mascota no pase el día en soledad. Recogida y entrega de su mascota a domicilio, piscina cubierta que complementa el servicio de fisioterapia para rehabilitación, así como adiestramiento, obediencia ciudadana y modificación de conducta. Los precios oscilan entre 16 € por una noche, 48 € un fin de semana, una semana 112 € o 15 días 225 €. Hay tarifas para más tiempo y si en lugar de un perro son dos los que lleva a la residencia.

Residencia Canina Pura Vida (http://mascotaspuravida.es 649042909). Se trata de una residencia joven con un equipo joven; pero con gran experiencia en el mundo canino y sobre todo con una gran pasión por el trabajo que realizan. Se encuentra en plena sierra -Soto del Real, Madrid M608, km 18- donde las mascotas disfrutarán de lo lindo. Los precios oscilan entre los 16 € diarios a este precio hay que añadir el IVA. Presupuestos personalizados para largas estancias. En precios está incluido el alojamiento y comida diaria así como la calefacción en invierno, no estando incluidos piensos o comidas especiales que hubiera que administrar, debiendo ser proporcionados los mismos por parte del propietario, así como cualquier otro extra de tipo veterinario, baños, etc. En estancias superiores a 7 noches, el perro se entrega bañado y aseado.

Trato «perronalizado»

Centro Canino Miraflores (http://www.centrocaninomiraflores.com. 918478476-649212782) Ubicado en la Carretera Soto del Real a Guadalix de la Sierra en esta residencia su perro recibirá un trato familiar y «perronalizado» procurándole ejercicio, juego y cariño a diario para que noten lo menos posible la falta de sus dueños. Todas sus perreras disponen de calefacción (si es necesaria) y bebederos automáticos. Además, al estar en una zona de la sierra, si el clima y el animal lo requiere disponen de abrigos para los más frioleros.

En su web aseguran que «nuestros clientes de cuatro patas, disponen de parques donde podrán jugar todo el día junto a otros perros. Contamos con una piscina apta para todos los tamaños y diferentes juegos de agua para el verano» -además- «invitamos a tu perro a pasar una noche en la residencia. Con esto conseguimos que el nivel de ansiedad del perro sea mínimo cuando finalmente le dejes en la residencia. Ya nos conocerá a todos y tendrá claro que vendrás a recogerle en cualquier momento». Por último en sus cocinas se preparan diariamente comida casera para combinar con los mejores piensos del mercado y hacer desde el primer día apetecible el menú a los inquilinos.

Familia y canguros

Al margen de las residencias, otra opción es dejarlos –si no es por mucho tiempo– puede echar mano de algún familiar o amigo que conozca bien al animal (que le gusten los animales) y que este dispuesto a quedarse con él. También existen redes sociales de cuidadores (www.dogbuddy.com).

Son lo último en guarderías. Como en el caso de las residencias –siempre hay que hacer las cosas sin prisa y no dejarlo para última hora y ver aquello que más le convenga a usted y a su mascota– hay varias modalidades. Algunos cuidadores acogen al animal en su casa, otros lo visitan en tu propia casa (una opción si tiene un gato, un pequeño roedor, una tortuga, pájaros o unos peces). También están las guarderías: Un sitio para que su mascota se relacione con otros animales. En www.holidog.com ofrecen mimos y juegos con una familia real. Como estamos en la era del internet y las redes sociales, hay algunos de estos establecimientos que te ofrecen la posibilidad de poder ver a tu mascota a través de vídeo llamada