Un tratamiento demuestra que se puede retrasar la menopausia unos siete años

La Sociedad Británica de la Menopausia sostiene que hacen falta más estudios y de una muestra mayor de casos prácticos para avalar la técnica

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La clínica inglesa ProFarm ha propuesto un tratamiento para retrasar la llegada de la menopausia. La técnica consiste en extirpar «tejido ovárico», congelarlo e implantarlo de nuevo en la paciente.

De esta manera, la mujer ovula y tiene periodos durante los años que el injerto funcione, normalmente unos siete años, según explicó a BBC Mundo uno de los fundadores de la clínica y médico pionero en la fertilización in vitro, Simon Fishel. «El ovario sigue funcionando, absolutamente. Tras usar una técnica similar con pacientes con cáncer durante 20 años puedo decir que no hay reducción de fertilidad», afirma.

No obstante, este tratamiento no es nuevo: «La comunidad científica observa estos trasplantes desde hace 20 años. En los últimos cinco o siete años ha habido un debate. Deberíamos tener esta conversación para darle a la generación más joven una oportunidad de decidir», sostiene Fishel.

La operación para alejar la menopausia cuesta entre 6.000 (6.700 euros) y 7.000 libras (7.815 euros). Pero el tratamiento no acaba aquí. Por lo que la paciente debería sumar al presupuesto las 4.000 libras del implante (4466 euros) y 100 libras (111 euros) al año por los gastos de mantenimiento y conservación del tejido extirpado.

Pese a que los beneficios que el médico detalla al medio británico, tales como paliar los cambios de humor, la ansiedad, los sofocos, la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares y disfunción cognitiva, el tratamiento no es aprobado por los facultativos.

«Limitaciones que deben ser evaluadas»

La Sociedad Británica de la Menopausia (BMS por sus siglas en inglés) ha reconocido en un comunicado la eficacia de los injertos de tejido ovárico para preservar la fertilidad. Pero señaló «limitaciones» que «deben ser evaluadas antes de incluir esta técnica en la práctica clínica estándar para retrasar la menopausia».

José Luis Neyro, médico español especialista en Ginecología y Obstetricia declaró a BBC MUndo que es necesario hacer un ensayo clínico antes de poner la oferta a disposición de los pacientes.

«Se sabe que el déficit de estrógeno está relacionado con la mala gestión de las grasas por parte del organismo. También se pierden minerales en los huesos y masa ósea. Además, se incrementa el riesgo de infarto agudo al miocardio, de trombosis, de osteoporosis y de fracturas. Pero también sabemos que la terapia hormonal puede revertir todos esos problemas», afirma.