La «medicina de precisión» ayudará en el tratamiento del cáncer
La «medicina de precisión» ayudará en el tratamiento del cáncer - REUTERS

Un tratamiento contra el cáncer basado en el tipo genético

La principal diferencia con las curas actuales es que el foco no será el órgano afectado

SantanderActualizado:

No se debe tratar a todos los pacientes por igual. Ese es el principal eje a tener en cuenta en cada avance que se hace con los tratamientos contra el cáncer. Una enfermedad que cada año deja muchas vidas en el camino, pero que aporta notas positivas con el paso del tiempo y de los avances.

Así, centrándose en el cáncer de mama, sufrido por más de 28.000 mujeres al año, un 90% de éstas consiguen superarlo. Gracias a los avances conseguidos, la curación del cáncer ha ido evolucionando con el tiempo. Progresos muy importantes que hacen que la quimioterapia, tan devastadora para los pacientes, sea la última opción a tener en cuenta.

En ese punto, entra en juego la medicina personalizada, mejor conocida como «medicina de precisión». Como hacerse un traje a medida, así lo definen los expertos. «Se trata de encontrar subgrupos que se beneficien de tratamientos concretos», afirmó César Augusto Rodríguez, oncólogo y representante de la Sociedad Española de Oncología Médica.

Para ello, hay que tener en cuenta las características específicas de cada tumor, para saber cuál es el tratamiento adecuado para cada uno. «Ahora ya no dependerá del órgano que esté afectado, sino del tipo genético», comentó Rodríguez. Un cambio en la forma de ver la cura del cáncer. De este modo, una persona con un tumor en el pulmón, en el hígado o de mama podría tener el mismo tipo de tratamiento.

«Esta medicina personalizada va a marcar el futuro a corto plazo, para poder conocer el mejor tratamiento, el más adecuado», aseguró Ana María Casas, representante de Solti (grupo de investigación que desarrolla ensayos clínicos en cáncer de mama). Una cura que mejorará las tasas de supervivencia en la mayor enfermedad que existe actualmente.

Dicho tratamiento novedoso pasa por una buena formación de los especialistas, no solo de los pacientes. Cuando el cáncer llega a la vida de una persona, se plantea una encrucijada con el presente, pasado y futuro incierto. Pero con avances que mejoren dicho futuro, la esperanza de salir adelante roza el cien por cien.