Los sorprendentes motivos por los que te sientes cansado todo el tiempo

¿Te encuentras agotado a pesar de dormir bien? Aquí podría estar la explicación

BITÁCORAS
Actualizado:

Mientras somos jóvenes, nuestra energía vital parece fluir de un manantial inagotable. Unas pocas horas de sueño bastan para reponer fuerzas y pasar días enteros de intensa actividad. Pero a medida que cumplimos años y acumulamos responsabilidades, el cansancio se va haciendo más difícil de contrarrestar. Para mucha gente, ni siquiera dormir cada noche las ocho horas de rigor resulta suficiente para llenar el depósito. Si eres una de esas personas probablemente te hayas hecho más de una vez la pregunta del millón: «¿por qué estoy permanentemente cansado?»

En el blog especializado en salud Health encontramos algunas respuestas que quizá te ayuden a resolver tu misterio personal. Una de ellas la apuntamos el mes pasado en esta misma sección: recuerda la importante razón por la que deberías dejar de usar tu móvil en la cama. Pero hay muchas más. Por ejemplo, si durante el fin de semana cambias tus hábitos y te acuestas y te levantas más tarde que de lunes a viernes, puede estar provocando que tu cuerpo tenga dificultades para retomar su horario habitual de descanso.

La mayoría de las posibles causas de esa extraña y constante fatiga tienen que ver con la dieta. Si no bebes suficiente agua, tu volumen sanguíneo se verá reducido y el bombeo de tu corazón será menos eficaz. Si consumes demasiada comida basura, generarás bruscos altibajos en los niveles de azúcar en tu sangre y el cansancio acabará apareciendo. También sentirás flojera si no comienzas el día con un buen desayuno, si no ingieres suficientes alimentos ricos en hierro o si tienes por costumbre mantenerte activo a base de cafeína. Por otro lado, aunque beber alcohol antes de irte a dormir pueda ayudarte a contraer el sueño, acabará provocando un desequilibrio en tu adrenalina que interrumpirá el necesario reposo.

¿Llevas una dieta equilibrada y a pesar de todo estás exhausto la mayor parte del día? Puede que el problema esté en tu vida profesional y tu forma de afrontarla. Si revisas tu email o atiendes llamadas laborales incluso en tus días libres y vacaciones, debes saber que no desconectar al 100% de vez en cuando pasa factura y termina 'quemando' a cualquiera. También es posible que tu propio lugar de trabajo sea el inconveniente: si por lo general está desordenado, afectará a tu capacidad de concentración y no te ayudará a encarar cada mañana con optimismo. Tampoco es bueno un exceso de perfeccionismo. Demasiada exigencia puede llevarnos a prolongar la jornada y, lo que es peor, no sentirnos satisfechos con los resultados del esfuerzo.

Si no has encontrado explicaciones en tu dieta ni en tu rutina laboral, busca en el resto de cosas que haces durante el día. Está científicamente probado que hacer veinte minutos de ejercicio al menos tres veces por semana es un antídoto eficaz contra esta especie de 'cansancio fantasma'. Las personas poco asertivas y con problemas para decir 'no' tienden a acumular estrés y padecer decaimiento. Lo mismo ocurre con aquellos que hacen una montaña de un grano de arena: si te agobias con pequeños obstáculos, la ansiedad hará mella en tus energías. Vale la pena respirar profundo y reflexionar con calma antes de ahogarnos en un vaso de agua.